Aléjate de la toxicidad

Aléjate de la toxicidad

Los comportamientos tóxicos pueden provenir de padres, hermanos, pareja, hijos, hermanos, tíos, abuelos, amigos, compañeros de trabajo, de estudio, vecinos, etc. De ahí la importancia de identificarlos para mantenerlos alejados.

Una persona con un comportamiento tóxico, por lo general pone de manifiesto sus deseos de control directamente o de manera encubierta, entre otras cosas, dictaminando cómo deben comportarse los otros y abusando de su poder en el caso de tenerlo.

Son personas que se valen del chantaje, la vejación verbal, la crítica o la culpa, lo que, seguramente, provoca graves heridas emocionales a los que conforman su entorno cercano.

Por ejemplo, un hermano que expresa sin filtro lo que piensa, una pareja que vive resaltando tus defectos o errores permanentemente, una suegra que cuestiona a su yerno o nuera porque quiere mantener cerca a sus hijos y compite de forma desleal por su amor. Un compañero de trabajo que por celo profesional vive confiriendo ataques por la vía de la burla o el sarcasmo…

Lo importante es estar claros y tener identificados a estas personas con actitudes tóxicas, para que no nos afecten. Conocer al agresor y analizar el porqué de estos comportamientos es esencial.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer o qué debemos hacer luego de identificarlos? Bueno, primero hay que comenzar a fijar límites. Pidan que no les traten de esa manera.

Por otro lado, debemos permanentemente fortalecernos en cuanto a la valoración de nosotros mismos. Y si a pesar del esfuerzo no mejora la relación, quizás sea necesario tomar distancia.



Deja tus comentarios aquí: