Aligera la carga sobre el planeta

Un hombre en sí mismo no tiene nada en particular. Todos somos parecidos. Tenemos algunas características físicas que nos diferencian y nada más. El verdadero cambio empieza cuando a esa persona, él o ella, comenzamos a vestirlo, a calzarlo, a sumarle todo lo que requiere y tiene en su vida diaria.

Lo normal en los países desarrollados y en una porción importante de los que están en vías de desarrollo,  es que se tenga en el vestuario mucho de todo. Pantalones, camisas, chaquetas, cinturones, corbatas, abrigos, productos de higiene, de belleza, al menos un vehículo, un sitio donde vivir, muebles, productos electrodomésticos, alimentos, y un largo etcétera.

mujer_globoCada producto que tenemos en nuestra vida, proviene de una materia prima que ha necesitado un proceso industrial y ha requerido recursos naturales en donde hemos dejado nuestra huella de carbono y de agua. El acceso a estos recursos ha requerido transporte que a su vez origina emisión de contaminantes y en la cadena de producción nos hemos llevado una parte por muy insignificante que pensemos que sea.

En ese punto, si sumamos todo lo que tenemos y lo colocamos en un área para cada persona, tenemos una gran carga que le quitamos a nuestro planeta. Comienza entonces la gran diferencia entre unos y otros. En un acto de imaginación pensemos en ese ser humano rodeado de lo que tiene y lo que sigue gastando día a día.

Es una dinámica sin fin, por eso es importante que todos y cada uno aligeremos nuestra carga. Reflexionemos sobre el exceso de recursos y nuestra responsabilidad con nuestra madre tierra. Es hora de quedarnos con lo prioritario, lo importante, pensando en los demás, haciendo nuestra carga mas llevadera.

Desprenderse de lo sobrante, lo innecesario, sabiendo que podemos tener una vida digna, moderna, inmersos en el desarrollo industrial con sentido común…Tal vez así podamos hacer sonreír a nuestro planeta, permitiendo que sea sostenible y duradero.

 



Deja tus comentarios aquí: