Alimentos para la juventud

Sabemos que la eterna juventud es un imposible, ya que los años tienen su impacto tanto en nuestra visión del mundo como en nuestro cuerpo. Sin embargo, siempre podemos ayudar a nuestro cuerpo y mente para que la prolonguen un poco.

Seguro en nuestra sección Mente encontrarás un montón de artículos que fortalecerán tu bienestar emocional y tu actitud ante la vida, pero hoy queremos compartir esta lista de alimentos que, sin duda, te ayudarán a mantener tu cuerpo sano y listo para enfrentar la evolución que significa el paso de los calendarios. Aunque existen también complementos que ayudan y que además son muy sencillos de consumir.

En cuanto a los alimentos tenemos, por ejemplo, las  batatas, o papas dulces. Es un alimento rico en carotenos, lo que significa que influirá positivamente en tu color de piel, además de vitamina C y B6, fibra, antioxidantes y cobre, que ayudará a la producción de colágeno. Una forma genial de prepararlas es al horno.

Las fresas, frambuesas, moras y compañía son otra rica fuente de antioxidantes que te ayudarán a reparar tu piel y mantener tu cerebro joven. De igual forma, la sustancia que les da su color característico podrá sumar en la protección de los rayos UV. Solas, en ensaladas de frutas, en jugo, helados o con yogurt; las posibilidades para incluirlas en tu dieta son bastantes.

Los granos son otros infaltables en esta lista. Proteínas, fibra (buenos para la salud cardiaca) y complejo vitamínico B (que puede reducir la inflamación de la piel) son algunos de los atributos que te ofrecen. Lo mejor, es que puedes comerlos solos o acompañados, en una infinidad de combinaciones.

Otro alimento que te aportará fibra, proteínas y vitamina B es la avena; con esta combinación puede ayudar en el funcionamiento de tu sistema nervioso, tu sistema divertido y llenarte de mucha energía para enfrentar el día a día.

Nuestro cuerpo necesita suficientes cantidades de vitamina D para absorber el calcio y mantener una buena salud ósea. Además, algunos estudios sugieren una mejora en el ADN de nuestra piel que ralentizará el proceso de envejecimiento. Usualmente tomamos la vitamina D del sol, pero la leche, y los lácteos en general, son una buena fuente.

Además de darle un característico sabor a nuestra comida, el curry ayuda a prevenir la aparición de células cerebrales malignas e incidir en la prevención de enfermedades como el Alzheimer. En India, es ampliamente usada para tratar enfermedades tales como cáncer de seno, de hígado y hemorroides.

Las anchoas y sardinas están cargadas de  Omega-3, además de poseer menos mercurio y un precio más accesible que otros pescados. Su consumo ayuda a disminuir el deterioro de tu cerebro. Como dato adicional, también proveen vitamina D.

shutterstock_71232085El cacao es otro alimento que incidirá para bajar el riesgo de enfermedades cardiovasculares y prevenir otras como el cáncer o la diabetes. Eso sí, debes elegir cuidadosamente el chocolate que decidas comer. No todo el chocolate es saludable, pero el tipo correcto puede mejorar tu salud. El mejor consejo será elegir aquellos que poseen más del 75% de cacao en su composición, ya que eso garantiza menos azúcar, rellenos u otros ingredientes poco saludables.

También puedes comer semillas de cacao, si te gusta su característico sabor amargo, o hacer trufas con cacao, nueces y algunas frutas de la estación.

Las llamadas grasas saludables también deben ser parte de tu dieta, tales como aceite de oliva o nueces puede disminuir su riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte por enfermedad cardiovascular. Pero pendiente de no abusar de ellas.

Igualmente, la espinaca y otros vegetales de hojas verdes aumentan tu energía, hacen tus huesos más fuertes y protegen tus ojos gracias a su contenido de hierro, vitamina K y otros nutrientes. Lo mejor es que estas puedes consumirlas en buenas cantidades. Crudas, cocidas, en una ensalada, en tortillas, salteados, hay un montón de posibilidades para que entren en tu alimentación diaria; y puedes agregarle aceite de oliva o queso.

Por último, el consumo moderado de vino tinto puede mejorar la salud cardiovascular, prevenir el cáncer, e incluso puede ayudar a tratar enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson. Según estudios de la Universidad de California Davis, los antioxidantes en la piel y las semillas de las uvas rojas «pueden reducir la producción de colesterol LDL (» colesterol malo «), aumentar el HDL (» colesterol bueno «), y reducir la coagulación de la sangre. Otros estudios han encontrado que el resveratrol, un antioxidante, en las pieles de las uvas puede prevenir el desarrollo de tumores, así como ayudar a tu cuerpo a reparar células nerviosas. Pero atención, consumo moderado ya que los excesos siempre tendrán un efecto negativo.

Recuerda que además de una buena alimentación, siempre es ideal complementar con un sueño reparador, un poco de ejercicio e intentar controlar los niveles de estrés en tu cotidianidad. Además ahora puedes obtener de manera sencilla L-Dopa, que te ayuda a mantener el aspecto juvenil del cuerpo, y permite el buen funcionamiento del sistema nervioso.

¿Conoces algún otro alimento o consejo que pueda ayudarnos? ¡Compártelo con nosotros!



Deja tus comentarios aquí: