¡Alimentos que no debemos tener ni cerca!

¡Alimentos que no debemos tener ni cerca!

Siempre le digo a mis pacientes que en la ciencia al igual que en el amor no existe ni “siempre” ni “nunca”, pero en esta oportunidad, sin ningún miedo de parecer radical, quiero mostrarles un grupo de alimentos que no quisiéramos tener cerca ni en nuestras cocinas ni en nuestras oficinas. Son perjudiciales y además de ser engordantes no tienen valor nutricional, es decir son calorías vacías.

  1. Sodas: ligeras, pesadas, oscuras, claras, de colores… en fin no se salva ninguna, si tienen azúcar las cantidades son enormes, y si tienen aspartame despiertan los genes de la obesidad. Todas están relacionadas con un aumento del riesgo de padecer cáncer de páncreas, enfermedad cardiovascular y diabetes.
  2. Donas: estas son un verdadero concentrado de harina refinada, azúcar refinada, grasas saturadas y colorantes y sabores artificiales. En promedio pueden tener entre 250 a 300 calorías, el equivalente a una comida completa, y lo peor es que normalmente el consumo promedio es de 2 a 3.
  3. Carnes Procesadas: tipo salchichas, embutidos, carnes curadas, y todas aquellas que son altísimas en químicos y preservativos. Estas carnes pueden causar mayor riesgo de estreñimiento, cáncer de colon y  aumento de colesterol.
  4. Comidas pre cocinadas, congeladas: la mayoría están saturadas de sodio, grasas malas y químicos. Además no son frescas y tienen efecto adictivo.
  5. Los famosos snacks “Light” o “low-fat”: la gran mayoría son solo un gran “paquete” de marketing, pues mientras le quitan algunos ingredientes, también le bajan la calidad nutritiva y los cargan de químicos, sodio, edulcorantes cancerígenos, sabores artificiales, por solo nombrar algunos. Lo peor es que nos hacen creer que son una alternativa “sana” cuando en realidad son de las peores opciones.
  6. Margarina: al igual que en el caso anterior, muchas son etiquetadas como una alternativa libre de colesterol, baja en calorías, pero en realidad son una fuente de grasas trans o parcialmente hidrogenadas, estas grasas son tan responsables como las saturadas de causar arteriosclerosis y de aumentar los niveles de inflamación en el cuerpo.
  7. Chips: no solo papitas fritas, pero palitos de queso, tortillas, etc. Estos contienen acrylamide una sustancia carcinogénica que es usada en la procesamiento de todos estos snacks fritos con grasas trans.


Deja tus comentarios aquí: