Alternativas para viajar en familia

Alternativas para viajar en familia

Tengo una amiga que viaja todos los veranos a Europa a través de un intercambio de casas que realiza con otras familias, reduciendo considerablemente los costos de viaje al no pagar absolutamente nada por alojamiento. Ella se pone en contacto vía Internet con la persona interesada, hacen los arreglos necesarios y rápidamente emprende la organización de su nueva aventura familiar. Las familias respectivamente intercambian casas, automóviles y según me cuenta mi amiga, dejan una especie de mini guía local para que los viajeros se familiaricen con las actividades de las comunidades respectivas.

Al preguntarle si no siente miedo de que le estropeen sus pertenencias ella me contesta que todo tiene su riesgo, pero que en 5 años que llevan realizando este tipo de turismo nada les ha ocurrido. Ella se encarga de verificar todos los datos necesarios como lugar de trabajo, cuentas y créditos bancarios, datos sobre la propiedad de la casa, etc.

El pasado verano viajo con su esposo y sus dos hijas a la Toscana en Italia, y según lo mostrado en sus fotos fue una experiencia espectacular. Como le mencione mis  “eco-inquietudes”, me habló sobre su próximo proyecto de viaje hacia las llamadas Granjas Ecológicas.

Se llama World Wide Oportunities in Organics Farms WWOOF  y consiste en una red mundial de granjas orgánicas, que promueve y organiza el intercambio entre los granjeros que necesitan mano de obra y los viajeros provenientes de las ciudades, interesados en viajar de forma diferente intercambiando su trabajo voluntario a cambio del alojamiento y comida gratuita. Los voluntarios de WWOOF se conocen como wwoofers.

Las tareas que se realicen tienen que ver que con las necesidades de cada granja. Puede ser pintar, cultivar, cocinar, cuidar al ganado, ayudar a construir una casa…

Es otro modo de viajar definitivamente, pues hay que desechar la idea del lujo y el confort que nos ofrecen los hoteles y casas de alojamiento. En cambio, se conecta directamente con el ambiente de la comunidad en donde se encuentren ubicadas las granjas; se descubre,  se conoce y se integra a ella y a su gente.

Debemos tener en cuenta que se nos va a pedir estar motivados para trabajar y que vamos a tener que desarrollar tareas a las que muchas veces no estamos acostumbrados. Se espera que vayamos a aportar, a aprender y experimentar una vida de tipo rural, por lo tanto es muy importante elegir bien a nuestros anfitriones y comunicarles bien cuales son nuestros deseos y expectativas para evitar sorpresas de ambas partes. Sobre todo si viajamos con niños.

Teniendo claros nuestros objetivos, dice mi amiga, las ventajas se incrementan en esta modalidad de viaje donde todo el mundo gana, y se aporta una ayuda a nuestro planeta verde. Hay que disponer de tiempo y estar dispuestos a improvisar.

Esperaré la historia sobre su experiencia.



Deja tus comentarios aquí: