Amamantar sin pudor

Son muchas las instituciones y organizaciones que recientemente le han dado un impulso a la importancia de la lactancia materna. Una práctica, sin duda, beneficiosa para el bebé, así como con un papel fundamental para estrechar lazos madre-hijo: mejora el desarrollo cognitivo, reduce el riesgo de obesidad infantil, asma, muerte post- neonatal, y otras patologías.
Sin embargo, ¿cuántas veces hemos escuchado un comentario negativo y discriminatorio ante ulactancia 2na madre que amamanta a su hijo en un lugar público?

No es secreto que algunos locales comerciales, restaurantes, y un sinfín de lugares han optado por, dicho que alguna manera, “criminalizar” el acto de amamantar bajo la mirada de otros. En algunos sitios simplemente no puede hacerse, en otros han destinado un área “especial” para que las madres puedan alimentar a su bebé pero se entra en una cuestión: ¿es realmente más cómodo? ¿No se está cometiendo un acto de discriminación o censura?

Esto llega a otro nivel cuando el asunto llega a los tribunales e involucra al gobierno en cualquiera de sus instancias. Es el caso de la resolución HB1706 en el estado de Texas que ha generado una ola de comentarios a favor y en contra del derecho a amamantar. Aunque en la localidad está reconocido este derecho, muchas personas no saben mucho, o nada, al respecto. Este nuevo papel jurídico ha sido introducido en los organismos correspondientes por quinta vez y busca reforzar el conocimiento y protección; de hecho, ampara a las madres que han sufrido algún daño o perjuicio.

En este marco, Johnathan Wenske y Kris Haro, estudiantes de la Universidad de North Texas, diseñaron u
na campaña con fines sociales como tarea para su carrera. Lo que no esperaban era crear una avalancha de reacciones. Con tres carteles sencillos, una estética simple y mensajes cortos pero contundentes (“Comedor privado ¿Comerías aquí?, Bon appétit ¿Comerías aquí? y Mesa para dos ¿Comerías aquí?”) tres madres intentan dar de comer a sus hijos en un cubículo en el que deben hacer maromas.

Wenske y Haro, de 20 años, explicaron que decidieron tocar el tema al encontrar la historia de una mujer hostigada por lactar en una importante cadena de tiendas en Texas, además de la proximidad de la discusión del proyecto legal propuesto por la representante  Jessica Farrar.

Las acciones van desde una petición para cubrir la cabeza del niño, dirigirse a los baños hasta dejar de amamantar o abandonar el lugar. Aunque en la mayoría de los estados (EEUU) no existen leyes de lactancia en público, y con algunas excepciones, tampoco han mostrado disposición a debatir sobre el tema. Esto significa que las diversas autoridades no son responsables de las acciones que se puedan tomar en contra de las madres que amamantan en espacios comunes. La realidad en América Latina, Europa y otras zonas no es muy diferente.

¿Qué sabes sobre el derecho a amamantar? ¿Has sido víctima alguna vez? Comparte con nosotros tu opinión sobre este tema.



Deja tus comentarios aquí: