Amor a primera vista

«Me acabo de enamorar, sentí mariposas en el estómago y casi muero cuando lo vi.» Cuántas veces no hemos escuchado esta expresión en algunos de nuestros amigos que creen haber encontrado a su media naranja en tan sólo segundos.

Realmente, ¿existe el amor a primera vista?

Muchos expertos aseguran que es difícil que el amor llegue súbitamente.

Cuando crees sentir “amor a primera vista” seguramente es porque has estado esperando a la persona ideal por mucho tiempo y sientes algún vacío emocional o físico y evidentemente ese primer encuentro te deslumbra más de lo normal.

Sucede que algunas personas confunden la atracción con el verdadero amor, se obsesionan y se dejan llevar por la emoción que sienten con la primera mirada.

Muchos aseguran que el “flechazo de cupido” no nace siendo amor. Es con el tiempo que se consolida, ya que después de la primera impresión existe el proceso de enamoramiento, sentimientos que se van construyendo con el tiempo y es aquí donde ambas partes descubren su compatibilidad para definir si en verdad podrían tener o no una relación fructífera.

Recuerdo la primera vez que vi a mi esposo, no puedo negar que sentí una atracción muy especial, una conexión y sí, hasta maripositas en el estómago. Pero fue con el tiempo que pude saber si de verdad éramos el uno para el otro y si realmente lo que sentí en un primer momento era amor verdadero.

La solidez y estabilidad de las relaciones no pueden ser valoradas desde un principio, ya que los valores internos que al final son los que te unen a esa persona por el resto de tu vida no los puedes ver en los primeros 5 segundos del primer encuentro.

A esto yo le llamaría atracción a primera vista, más que “amor a primera vista”. El amor implica, además de esa atracción del primer momento, un conocimiento mutuo… nadie puede amar a quien no conoce.

 



Deja tus comentarios aquí: