Amor que rescata: en lugar de comprar, adopta una mascota

Muchas campañas de adopción de animales insisten en adoptar un mestizo; a un animal sin casa, a uno que deambula por la calle o ha sido rescatado; y se la da énfasis al hecho de que la adopción salva al menos dos vidas, la del animal adoptado y la de uno que podrá ser rescatado en su lugar. 

Esta dinámica de rescate, apadrinamiento y adopción es casi igual en todo el mundo, desde los centros más sofisticados y orgánicamente estructurados como el centro de rescate y adopciones emblemático de Gran Bretaña, el Hogar de perros y gatos de Battersea, fundado en 1860, que cuenta con el patrocinio real desde 1884; o Animal Services, ubicado en Miami y que ofrece todas las opciones para proteger y salvar a un animal; pasando por lugares intermedios que pueden o no contar con alguna ayuda gubernamental y llegando a los pequeñas sedes de rescate en manos exclusivamente privadas, mantenidas por proteccionistas que hacen el trabajo diario y que generalmente se encuentran colapsadas. Lo importante de señalar es que cada vez se multiplican los esfuerzos por rescatar animales y darles una oportunidad, una segunda oportunidad, un hogar. 

Muchos de los animales que nacieron en la calle tendrán por primera vez el calor humano y la protección de un hogar; otros, que llegaron a la calle porque se escaparon, se extraviaron, se fueron siguiendo el llamado de la naturaleza tras una hembra en celo, tras un gato al que había que perseguir; tras un ratón que había que cazar hasta que perdieron el rastro y ya no pudieron regresar a su casa, a su comunidad; otros, los peores, aquellos que son abandonados en las calles, dentro de casas ya vendidas, por dueños irresponsables que los dejan a su suerte. 

La procedencia de los animales que se ofrecen en adopción es increíblemente vasta, no sólo aquellos que están en la calle, también podemos encontrar perros, gatos, y otros animales, cuyos dueños no pueden mantener más y les buscan hogar; o que deben emigrar y no pueden llevar a su mascota; animalitos cuyos dueños han muerto o enfermado gravemente. Lo que cuenta es que se buscan hogares. Que habiendo tantos animales en condiciones de abandono lo que se desea es procurar adopciones y no cría irresponsable que termina produciendo mayor cantidad de animales en la calle. Si cada persona que tiene un perro decide reproducirlo, pronto verá que no hay buenos hogares para ellos. 

Si quieres adoptar, acércate a los refugios de tu ciudad, si no los conoces, busca en la Web, hay muchas personas, asociaciones, fundaciones necesitando hogares para sus protegidos.



Deja tus comentarios aquí: