Animarnos a hacer nada

Animarnos a hacer nada

Cada día estamos más apurados.

Al creer que la vida solo consiste en lo que puedo vivir en el mundo, fuera de mí, tememos perder el tiempo. Y comenzamos a hacer. Hacer planes y tareas. Hacer de todo para no perder el tiempo. Usar al máximo la tecnología para acelerar todos los procesos. Pero, en este mundo de dualidad, cuanto más hacemos para evitar perderlo, más rápido parecemos perderlo.

Hay otra manera de aprovechar el tiempo. Es haciendo nada. Nada para el mundo, pero todo para nosotros.

Cuando logramos un momento de introspección podemos comprobar que el tiempo se estira hasta esfumarse y hasta llegamos a sentir que no hay tiempo. Porque solo nuestra mente sabe del tiempo y al salirnos por un momento de ella, entramos en un «instante» de eternidad. Y nada se siente mejor que ese instante.

La idea del tiempo, desde la mente, está sostenida entre el pasado y el futuro. El pasado que nos justifica y nos dice quiénes somos a través de los recuerdos y el futuro prometiendo que en algún lugar que aún no hemos encontrado, o en alguien, está la solución, la salvación.

Liberarse de la idea del tiempo es dejar de necesitar del pasado para tener identidad y del futuro para que nuestra vida tenga sentido. Hagamos silencio y permitamos que la eternidad se manifieste. Ante ella, todo se esfuma.

Desaceleremos el ritmo del cuerpo para que nuestra mente haga lo mismo.

En algún momento del día, caminemos más lentamente. Seamos más suaves en nuestra manera de expresarnos y más conscientes de todo lo que hacemos. De todo, de cada paso.

Y al desacelerarnos, llevemos la atención de todo lo que nos rodea a nosotros mismos. Nos podemos observar con más claridad cuando vamos lentos.

Disfrutemos del sabor de cada bocado y de todos los sabores que iremos descubriendo en éste. Sintamos el cuerpo, su dolor y su bienestar. Parte por parte.

Si lo incorporamos como hábito, lograremos que nuestra mente se serene con más facilidad.

Desaceleremos, vayamos más lento.



Deja tus comentarios aquí: