Anota y gana

Hoy te regalamos una sencilla lista para que te mantengas alineado con la armonía y el bienestar. Ante tantas distracciones, te recomendamos que la pongas en tus marcadores, y vuelvas siempre a ella para evitar desviarte de tu camino hacia una vida hermosa y alineada.

  1. Tu cuerpo es tu templo. Respétalo y trátalo como algo sagrado, dándole el valor que se merece porque es único.
  2. Aprende a estar en paz a solas contigo mismo, y verás cómo cada vez más personas quieren pasar tiempo contigo.
  3. No siempre es necesario tener un plan. Disfrutar el momento presente no significa no tener un plan. Tan sólo es necesario no pensar siempre en los planes.
  4. No te auto sabotees. Cuando algo vaya mal, cierra los ojos, respira profundo y deja que las cosas fluyan. Nuevas perspectivas siempre pueden aparecer de manera inesperada.
  5. Ante los fracasos, no te desanimes. Recuerda que siempre es mejor saber qué no hacer por experiencia propia y sigue adelante.
  6. No tengas miedo a que las cosas cambien: si te sientes mal, ábrete a nuevas experiencias, por desconocidas que éstas sean.
  7. Eres especial. Quizás no tanto como para ser merecedor de un Premio Nobel, pero entre tanta diversidad, sí eres único, y eso tiene un gran valor.
  8. Haz algo por otro. Cuando das parte de tu tiempo al servicio del bienestar ajeno, tus reservas de buen karma aumentan. Recibir agradecimiento te hace sentir mejor.
  9. Perdona. ¿Tienes algún rencor guardado? Revisa y limpia tu mente de sentimientos que no hacen más que traer peso a tu carga energética.
  10. ¿A qué le temes: al rechazo, al fracaso, al miedo en sí? Todos siempre tenemos temores. El punto está en decidir si queremos que éste sea el factor dominante de tu vida.
  11. ¡Lee! Donde sea, así sean 15 minutos: en el metro, en el autobús, en tu casa. Expandirá tus perspectivas y te enseñará algo nuevo cada día.
  12. ¿Hay algo que te aterroriza desde siempre? Saltar en paracaídas, invitar a alguien que te gusta a salir. Retarte siempre es bueno: cuando lo logras, te sientes poderoso.
  13. Si hay algo en tu vida que no amas, déjalo ir. Una persona, una rutina, un objeto. Es más la energía que gastas en tratar de retenerlo que el bienestar que te produce.
  14. Sonríe. Es así de sencillo: tu cerebro lo interpretará como una señal de bienestar y, así estés triste o cansado, estarás más cerca de sentirte bien.
  15. Ámate. Nunca sabemos cuánto tiempo nos queda en la vida, así que mejor no dejar pasar un día sin decirnos cuán afortunados somos de estar vivos. Si lo haces frente al espejo, mejor. Disfruta la sonrisa que viene con ello.

¿Tienes algún dato que quisieras compartir? ¡Adelante!



Deja tus comentarios aquí: