¡Apetito de éxito, hambre de logros!

¡Apetito de éxito, hambre de logros!

En nuestro mundo abundan las dietas y la sociedad se ha tornado hacia lo fitness. Me parece que es una filosofía muy positiva para la salud física de las personas; pero en el tema de triunfar en la vida, debe prevalecer lo opuesto a inhibirte de ingerir algunos alimentos: es importante tener un gran apetito por el éxito y hambre de logros. Esto es determinante y vital para los triunfadores.

Tengo algunos amigos o conocidos que están en el mismo lugar desde hace mucho tiempo, con los mismos logros, haciendo lo mismo, en la misma ciudad, con los mismos sueños, las mismas excusas y los mismos fracasos. No estoy poniendo un adjetivo calificativo a esto, no digo que es bueno o es malo, pero sí me doy cuenta de que ellos no dejan de tener sueños y quieren de alguna manera lograr algo. Siempre tienen un proyecto, siempre tienen una idea de cómo lograrán éxito, pero siguen en el mismo lugar, y les cuesta mucho salir de su zona de confort.

Los
seres humanos somos soñadores naturales, parece que tenemos un gen del éxito y
siempre queremos ganar. Incluso en las culturas occidentales nos enseñan mucho
a ser competitivos por lo que siempre pensamos en ver la forma de triunfar.
Pero soñar y querer llegar a algún lado no garantiza que lo logres. La acción
dirigida con foco y pasión, y salir de un área de confort para ir a la
incomodidad y la incertidumbre hace fuertes a los aventureros que desean
grandes logros, o como dice la famosa canción: “ganar el primer millón”.

Pero ¿cómo logro salir de mi estado de confort y venzo el miedo de la incertidumbre y la posibilidad de fracaso? Eso es lo que pasa por la mente de muchos y los paraliza en el maravilloso camino al éxito. ¡Hambre de logros!  ¡Apetito de éxito! Ganas reales de obtener una meta apasionante que desde lo más profundo de tu ser quieres lograr. Lo primero que hace un triunfador es conquistarse a sí mismo para vencer sus miedos. Ya lo dijo Luis XIV:  “Hay poco que pueda detener a un hombre que se ha conquistado a sí mismo”, y esa conquista pasa por desarrollar la autoconfianza, aumentar conocimientos, mejorar habilidades, apalancarse en las que ya se tienen y obtener las que faltan. Conocerte con sinceridad y autocrítica para saber dónde tienes ese margen de mejora que te hará ganar, incluso por pocos centímetros, será vital en tu éxito. Es importante lo que te dices diariamente a ti mismo sobre lo que eres capaz de alcanzar en la vida; deja de verte donde estás y empieza a mirarte y proyectarte donde puedes estar. Crece como persona y desata todo tu potencial, marca la diferencia. Goethe dijo: “Todo el mundo quiere ser, nadie quiere crecer”. Desmárcate de la multitud y sé un factor diferencial, aprende, crece, atrévete, y de esa manera lograrás ser ese triunfador que sueñas ser.

Si tu meta es buena, no abandones la lucha, y aunque el camino se torne difícil no lo abandones y saca lo mejor de tus fuerzas para que puedas explorar otro ambiente satisfactorio diferente a tu zona de confort. Lucha por lo que deseas hasta que lo logres sin hacer daño a nadie, y haciendo que todo aquel que se te acerque se vaya como una mejor persona. El camino no será fácil, pero tampoco imposible, como dijo Margaret Thatcher: “Tal vez tenga que pelear una batalla más de una vez para ganarla”.

Para lograr grandes cosas en la vida hay que atreverse a cambiar grandes cosas en nuestra vida. Todo se resume en tu voluntad y pasión por lograr algo que sea maravilloso para ti, y que desarrolle ese apetito por el éxito y el hambre de logro. ¡Buen provecho!



Deja tus comentarios aquí: