Aprende a respirar para relajarte

En la práctica de yoga, el control de la respiración es fundamental para alcanzar mayores beneficios en las posturas (asanas). Una respiración adecuada nos aporta ganancias en las situaciones de estrés o nerviosismo de la vida diaria y es fundamental para comenzar un momento de meditación.

Los ejercicios de respiración tienen como objetivo preparar nuestra mente para la meditación y contribuyen a disminuir el estrés. Con un buen control de la respiración podemos lograr estimular nuestra energía cuando está baja y alcanzar un estado profundo de relajación.

Aunque existen técnicas específicas para respiración, los siguientes tips te pueden servir tanto en situaciones de ansiedad como en la práctica de yoga.

  • Respiración abdominal. Cuando inhalas, permites expandir tu vientre. Cuando exhalas llevas tu ombligo en dirección a la columna vertebral al contraer los músculos abdominales de la parte baja.
  • Alarga y sincroniza la respiración. Cuando haces respiración abdominal, notarás que ésta se hace más larga. Debes hacer la inhalación tan larga como la exhalación.
  • Respira a través de la nariz. Al principio es posible que encuentres un poco de dificultad, sobre todo si tienes algún tipo de restricción en las fosas nasales. Con una práctica regular notarás que lo harás cada vez mejor y de manera natural.
  • Solo respira. No te preocupes de manera exagerada por cómo respiras. La respiración es una herramienta para disfrutar más de nuestra práctica. Tómalo con calma, después de todo,  es una práctica para liberar estrés, no para crearlo.

Una vez que has aprendido a sincronizar tu respiración abdominal, el siguiente paso es hacer una pausa al final de la inhalación. Esto ayuda a activar la energía en nuestro organismo. Luego trata de realizar la pausa después de la exhalación para alcanzar niveles adecuados de relajación. Al principio, no deberán ser mayores a cinco segundos. Para pausas mayores, necesitarás la guía de un profesor de yoga experimentado.

Una vez que hayas coordinado la respiración con tus movimientos, te sentirás más relajado al realizar las posturas en yoga. La sincronización entre la inhalación y la exhalación dependerá de la dirección hacia donde se mueve la columna vertebral y los miembros. La inhalación, con excepciones, generalmente está relacionada con movimientos de ascenso o expansión. La exhalación se hace usualmente con movimientos de descenso o contracción tal como bajar los brazos o con alguna posición que implique la flexión de la columna.

Por último, la imaginación puede estimular el flujo o dirección de la respiración. Independientemente de la postura, y durante la inhalación, visualiza cómo tu columna se alarga y tu pecho se abre. Durante la exhalación imagina la contracción de los músculos abdominales. El fin último será engranar los aspectos mecánicos o técnicos con los filosóficos de la respiración.

Fuente: Yoga Journal`s. Yoga Basics. Mara Carrico.



Deja tus comentarios aquí: