Aprende a respirar y domina el estrés

Aprende a respirar y domina el estrés

¿Qué es la respiración abdominal o diafragmática?

Es la respiración que se realiza contrayendo el diafragma, un músculo localizado horizontalmente entre la cavidad torácica y la cavidad abdominal. Cuando el aire entra a los pulmones, empuja el diafragma hacia abajo, dejando más espacio para la expansión pulmonar y el volumen de aire. En este tipo de respiración el abdomen se hincha o sale, puesto que el diafragma empuja los órganos que se encuentran en la cavidad abdominal.

¿Cuáles son los beneficios que nos aporta este tipo de respiración?

  1. Recibir más oxígeno. Entra mayor cantidad de aire, lo cual significa más oxígeno en la sangre para todas las funciones vitales, en especial mantenernos calmados y alcalinizar nuestro cuerpo, protegiéndonos de enfermedades de todo tipo que aparecen y se desarrollan en ambientes ácidos con poco oxígeno.
  2. Relajarnos, calmarnos. Es una de las técnicas más potentes para bajar los niveles de estrés y los trastornos o síntomas asociados como: alta presión arterial, dolores de cabeza, dolor estomacal, depresión, ansiedad, etc. Una de las modificaciones funcionales que nos ocasiona el estrés es la disminución de la capacidad respiratoria y la alteración del patrón respiratorio. Bajo los efectos del estrés y la ansiedad la respiración se vuelve más corta, mas rápida, menos profunda, expande solo el pecho y a veces ni siquiera este. En ocasiones la respiración está tan diezmada que no puede percibirse ni siquiera el movimiento del pecho al respirar.
  3. Aumentar la capacidad pulmonar. Promueve la expansión de la caja torácica y la flexibilidad de los músculos intercostales, aumentando su capacidad de expansión y la capacidad respiratoria, previniendo y aliviando síntomas relacionados a problemas respiratorios como el asma, alergias y síntomas relacionados con el estrés y ansiedad.

¿Cómo practicar la respiración abdominal o diafragmática?

  1. Se puede realizar de pie, sentado o acostado boca arriba.
  2. Colocar las dos manos sobre el abdomen para corroborar que el abdomen se hinche o salga. También se puede colocar una mano en el abdomen y la otra en el pecho para evitar que sea el pecho el que se expanda al inhalar.
  3. Inhalar profundo hacia el abdomen, visualizando como si el aire pudiera llegar hasta el piso pélvico o la región perineal o en donde se encuentran nuestros genitales.
  4. Retén el aire unos segundos y luego expúlsalo lentamente permitiendo que tus manos colaboren con devolver el abdomen a su posición inicial e incluso presionando levemente.
  5. Repite varias veces por varios días hasta que puedas realizarlas sin la ayuda de las manos, puedas visualizar y sentir el desplazamiento del diafragma hacia abajo y comiences a sentir los beneficios de una respiración completa y profunda.

Te dejo unos enlaces que lo explican.

En conclusión:

Presta atención a tu respiración y practica la respiración abdominal o diafragmática hasta que te sientas más tranquilo y vital. Una respiración completa y profunda es salud. ¡El aire es vida!

¡Comparte este artículo si te pareció provechoso!



Deja tus comentarios aquí: