Aprender a observarnos

Aprender a observarnos

La auto observación es el camino para llegar al silencio.

Aun cuando estamos enojados o ansiosos, en el momento en que nos observamos, permitimos que la conciencia nos deje ver el juego de la mente.

Sucede que cuando observamos algo, no somos eso. Ponemos el objeto frente a nosotros. Y eso es lo  ocurre con  los pensamientos. Somos testigos. Ya no somos el pensamiento. Tampoco somos esa historia.

Se necesita tiempo para que nuestra conciencia cobre fuerza sobre la actividad de la mente, especialmente en momentos en que la mente nos desafiará con historias muy justificadas o emociones muy fuertes.

Aun así, sigamos observando. En algún momento, siempre imprevisto, el pensamiento se desvanecerá como lo que era, un fantasma.



Deja tus comentarios aquí: