Aprovecha las energías del 2020

Aprovecha las energías del 2020

El 2020 es un año con una energía muy poderosa. Es un tiempo que puede ayudarnos a acelerar la manifestación de aquello que queremos. ¿Quieres lograr tus sueños y metas en este nuevo año? Entonces, lee aquí mis recomendaciones.

¿Qué nos depara el 2020?

Siempre hablo de que el universo es un lugar de infinitas posibilidades. Realmente así lo creo, y eso ocurre en todo momento. También sé de nuestro poder creador el cual siempre nos permite alcanzar lo que anhela nuestro corazón. Al mismo tiempo, hay momentos que son más propicios para determinadas cosas.

Este 2020 ofrece un especial potencial para multiplicar tus resultados. Eso se debe a que desde el punto de vista numerológico, un doble dos y doble cero son una especie de aceleradores. Así que la posibilidad de manifestar tus resultados aumenta en este período.

Por eso, te invito a que veas a este año como uno que ayudará a que logres aquello que desees. Ahora, eso no ocurrirá solo. Será como siempre el resultado de varios elementos.

Para aprovechar el poder del 2020

1.- Ten una clara visión: Para lograr lo que se quiere es fundamental saber qué es eso que deseas. Y lo que acabo de decirte puede lucir obvio, pero en todos mis años de experiencia —con más frecuencia de lo que parece— la gente no tiene claridad en lo que quiere.
Por eso te sugiero que establezcas tu meta de la manera más clara que puedas. Agrega todos los detalles posibles. Por ejemplo: si deseas una pareja, agrega cuáles características quieres que tenga tu nuevo amor. Detalles como que le guste bailar, que sea sociable, que quiera comprometerse, con determinado rango de edad, que sea saludable… y así, todo lo que sea importante para ti y que forme parte de tu deseo.
Uno de los recursos que podemos usar —una vez que tenemos claro lo que queremos— es hacer un dibujo o lo que es conocido como un mapa del tesoro. Es una representación que resume todo aquello que deseas de ese objetivo. Puede tener fotos, palabras y/o imágenes. Es un proceso creativo donde plasmas tu deseo.

2.- Mantén constantemente el enfoque: Una visión clara que se olvida y no se convierte en el norte de tus acciones no se va a concretar de forma mágica. Aunque el 2020 sea un año poderoso para materializar lo que deseas, hay que hacer lo que te corresponde. Así que es preciso que, a pesar de las muchas actividades que puedas tener, te mantengas recordando esa meta. Para esta tarea, ese mapa del tesoro del cual escribí en el párrafo anterior es muy útil. Tenlo a mano, en tu mesa de noche o en la puerta de tu cuarto. Cuando te distraigas, recuerda tu deseo, mira tu mapa y conéctate con eso que quieres.

3.- La emoción, el ingrediente secreto: El universo se mueve con energía, y esta se produce como consecuencia de las emociones. Además, el universo no entiende de pasado, presente y futuro, ese tiempo lineal que inventamos los humanos. Así que la forma más poderosa de ayudar a que se aceleren los movimientos que te llevan a concretar tu deseo es sintiendo que ya está logrado.
En el 2020, diariamente dedica cinco minutos para sentir que tu meta ya es realidad y estás sintiendo la felicidad y la gratitud de vivir eso que tanto anhelas. Mientras lo visualizas, sonríe como señal del gozo que siente tu corazón al lograr lo que tanto querías.

4.- Sé coherente con lo que quieres: Coherencia significa alinear pensamientos, palabras, emociones y acciones en una sola dirección. Para darle fuerza a tu deseo, debes ser coherente con ese anhelo de tu corazón.
Supongamos que quieres determinado nivel de prosperidad. En este caso, cada vez que piensas en escasez, en lo caro que están las cosas o lo difícil que es la vida, estás alejándote de tu meta.
Entonces, ese deseo que tienes va a requerir que te limpies de pensamientos negativos contrarios a tus deseos. También va a ser necesario que seas más consciente de las palabras que usas y las conversaciones que tienes.

Si quieres un trabajo maravilloso, pero tu charla más común es decir lo mal que están los salarios, lo contraída que está la economía, estás inconscientemente diciendo que eso no es posible para ti.

El otro punto que es vital son tus acciones. Por ejemplo, si dices que quieres estudiar en el exterior, pero no investigas las carreras disponibles en los países que consideras una opción, visitas la embajada para conocer los requisitos para los estudiantes, vas a presentaciones de las organizaciones que se encargan de buscar cupos en las universidades, etc., al finalizar el año esta meta seguirá siendo un deseo. Te recuerdo esta frase de Lair Ribeiro que me encanta: «La intención sin acción es pura ilusión». Así que necesitas moverte.

Para finalizar este escrito, quiero dejarte una cita de Paul Meyer que dice: «todo lo que vívidamente imaginemos, sinceramente creemos y entusiastamente emprendemos, inevitablemente sucederá». Así que hagamos la parte que nos corresponde, mientras aprovechamos la energía que nos regala el 2.020.

De todo corazón, te deseo lo mejor para este nuevo año. Miles de bendiciones para ti.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: