Asertividad en las relaciones

Asertividad en las relaciones

Con frecuencia podemos ver a nuestro alrededor un sin fin de mujeres metidas en relaciones nocivas, sin futuro, mujeres de la cotidianidad o del espectáculo.

Muchas veces, antes de darme cuenta del error, me encontraba en relaciones con hombres que no se comprometían, que no entendían lo que para mí significaba ser una pareja, y al final terminaba con esa relación, y en vez de sentirme aliviada de haber salido airosa de aquella mala experiencia sin nada que me lo recordara, pues me sentía devastada, fracasada y más sola que al inicio.

En esa búsqueda de mi yo verdadero, de mi yo interior, encontré cual era mi error, y considero que es el error de muchas, miedo a la soledad y el segundo y más importante ya que el uno no nace sin el otro es que no escogía bien a mis parejas, es decir, malas elecciones. ¿Por qué digo que son malas elecciones? simplemente porque nadie nos obliga a estar con nadie, al menos en el occidente, tú decides con quien estar y con quien no estar, ninguna persona se relaciona contigo sin que tú decidas que suceda.

En repetidas oportunidades escucho como le echan la culpa al hombre en cuestión, o a la suerte, o al destino, o a quien sea, se hacen preguntas como ¿A qué se debe que siempre termino en malas relaciones? ¿Por qué siempre me buscan los hombres malos?, pero jamás se dan cuenta de que la culpa de meterse en esos laberintos insufribles son de ellas mismas.

Dejar de temerle a la soledad es el primer paso, en mi post aprovechar la soledad te digo como y el segundo paso es aceptar que te mereces ¡lo mejor! Y que puedes tenerlo, nada te lo impide, solo debes creerlo internamente así.

Saber lo que queremos en una relación es vital a la hora de decidir estar con alguien, porque si por ej emploeres una mujer hogareña, que le gusta la naturaleza y el compartir familiar, pues sería una mala elección salir con un hombre que solo la palabra familia le da alergia, que le encanta rumbear todos los viernes, etc… esa sería una relación destinada al fracaso inmediato.

Colocar en una lista mental (o escrita) lo que deseas en una relación te facilitara a la hora de elegir, hay cosas que son negociables, porque la rigidez no es buena, nadie es perfecto y tú no eres le excepción, pero las cosas que son negociables son como decimos técnicamente cambios de forma mas no de fondo, es decir, que son canjes imperceptibles para ti que no transforman la estructura de la relación que deseas. Recuerda que la construcción de una pareja depende de dos actores: tú y él, entonces no estás buscando una persona igual a ti sino una persona que quiere una relación y tiende a lo que a tú quieres en ella, escoger al hombre que mira al mismo norte que tú es una muy buena pieza en los cimientos que deseas formar, ya después de eso viene la compatibilidad de caracteres, y otra serie de factores que influyen en la estabilidad de la pareja, pero eso no llega sin solventar lo primero, es decir, asertividad.

Una vez que te des cuenta de que el error está en ti y que en tus manos está la solución empezarás a tener asertividad en las relaciones, dejarás de perder el tiempo, metida en relaciones tortuosas, insufribles, dramáticas, que a fin de cuentas no aportarán nada bueno a tu vida pero sí muchas noches de lágrimas y desvelo.

«Cuando seleccionamos pareja, no sólo elegimos el o la amante, también elegimos un amigo en potencia, la philia de la alegre coincidencia». W.R.



Deja tus comentarios aquí: