Asistente Virtual: aliado del emprendedor

Asistente Virtual en su escritorio revisando celular

«Rodrigo es un Conferencista destacado, a diario recibe invitaciones para participar en conferencias y su agenda siempre está llena».

«Carla es una Agente de Bienes raíces, cuenta con una buena clientela y su círculo de clientes referidos se amplía cada vez más».

«Gustavo es un pequeño empresario que vende productos electrónicos a través de internet. Se le conoce por sus excelentes precios y calidad de servicio. Su negocio está creciendo».

¿Qué tienen en común Rodrigo, Carla y Gustavo?

Los tres son emprendedores exitosos y enfrentan los mismos problemas:

  • Seguramente tienen más correos electrónicos en su buzón de los que pueden contestar en un día.
  • Desean promocionar sus productos o servicios en las Redes Sociales pero no saben cómo o no tienen tiempo.
  • Están sobrecargados con las tareas administrativas de su empresa.

Saben que necesitan ayuda profesional pero quizá se pregunten cuáles son sus alternativas al no contar con la infraestructura para contratar un empleado a tiempo completo…

Existe una alternativa eficiente y costo efectiva para obtener la ayuda que tanto requieren: el Asistente Virtual.

Y aquí no estoy haciendo referencia a una aplicación informática, sino a profesionales reales capaces de atender las necesidades de Rodrigo, Carla y Gustavo.

¿Qué es un Asistente Virtual?

El Asistente Virtual es un tele-trabajador autónomo o en otras palabras, un profesional que presta servicios especializados de soporte a varios clientes desde una ubicación remota, por lo general una oficina en casa.

El Asistente Virtual presta sus servicios en calidad de contratista independiente, facturando por hora, por proyecto o por mes. Además es también un emprendedor, así que entiende perfectamente las necesidades particulares del emprendedor.

¿Qué clase de servicios presta un Asistente Virtual?

El Asistente Virtual presta servicios especializados de soporte que podemos clasificar en tres grandes categorías:

  • Servicios Administrativos: gestión de correo electrónico, llamadas a clientes, control de agenda, cobranzas, contabilidad, elaboración de presentaciones y tareas secretariales en general.
  • Servicios Creativos: diseño gráfico, organización de eventos offline u online (webinars, teleconferencias…), traducción, escritura creativa (generación de  contenido para Blogs), entre otros.
  • Servicios Tecnológicos: creación de perfil en las Redes Sociales, gestión de Redes Sociales, diseño y mantenimiento de página web, optimización de página web en los buscadores (SEO), mercadeo online, soporte técnico IT remoto, entre otros.

A diferencia de un trabajador freelance el Asistente Virtual opera bajo un modelo de negocios rentable, sostenible y escalable y pertenece a una industria organizada y en pleno crecimiento.

Por ello, más allá de cumplir una tarea el Asistente Virtual se enfoca en establecer relaciones a largo plazo con sus clientes, trabajando en pro del bienestar del negocio de éstos, implementando procesos y nuevas tecnologías; convirtiéndose en el mejor aliado de su cliente.

¿De dónde viene la Asistencia Virtual?

La Industria de Asistencia Virtual nació en los Estados Unidos finalizando la década de los 90 y se  ha expandido a través del mundo.

El origen de esta industria se debe principalmente a dos mujeres quienes en momentos y lugares diferentes tuvieron la visión y la determinación de crear una estructura para trabajar desde casa prestando servicios de asistencia y soporte utilizando la Internet.

En el año 1995 Christine Durst junto a Michael Haaron fundó Staffcentrix, empresa líder en trabajo virtual, teletrabajo y distribución de la fuerza de trabajo externa que ha prestado servicios a instituciones como el Departamento de Estado, la Fuerza Aérea y la Armada de los Estados Unidos. También fundaron IVAA -Asociación Internacional de Asistentes Virtuales-, asociación sin fines de lucro dedicada a profesionalizar la industria de asistencia virtual.

Por su parte, en 1992 Anastacia Brice había reubicado su negocio de planificación de viajes y asistencia ejecutiva a su casa; comenzando a formular el prototipo de lo que sería un Asistente Administrativo Virtual, trabajando de forma remota  a través de la Internet y otras tecnologías de comunicación más comunes en ese momento.

Actualmente, en Los Estados Unidos y en el resto del mundo un creciente número de monoemprendedores y microempresarios delegan o tercerizan a través de un Asistente Virtual aspectos clave de su negocio tales como: la administración, el mercadeo o la atención al cliente.

¿Dónde encontrar un Asistente Virtual?

Con una simple búsqueda en Google, puedes ubicar un Asistente Virtual en cualquier parte del mundo pues es una industria sin fronteras ya que nos valemos de la Internet para prestar nuestros servicios.

¿Eres un emprendedor o microempresario y estás en la situación de Rodrigo, Carla o Gustavo?

¡Te conviene analizar la alternativa de contratar un Asistente Virtual!



Deja tus comentarios aquí: