Mi Perfil

 
¿Amas o necesitas?

¿Amas o necesitas?

¿Sientes que no puedes vivir sin tu pareja? A veces confundimos el amor con la necesidad. Te invitamos a que leas algunos síntomas de la dependencia emocional por si tienes que tomar medidas antes de que sea tarde.

Dime qué criticas… y te diré qué anhelas

Dime qué criticas… y te diré qué anhelas

Todos criticamos en mayor o menor grado. Incluso, el criticar a veces forma parte de nuestro entorno familiar, pero ¿qué pasa cuando se nos va de las manos y se convierte en una molesta costumbre?

El disfraz de la tristeza

Detrás de la ira y el malhumor existen muchas otras emociones que probablemente no visualizamos. En este post, Esther nos ilustra con una gran metáfora lo que se esconde tras esos sentimientos y nos invita a tomar una pausa y a tratar de entenderlo.

Si tienes algo que decir ¡dilo!

¿Quién no ha mentido alguna vez? Muchos lo han hecho, pero seguramente sin pensar ni medir las consecuencias de esa reacción. La sinceridad siempre es un camino seguro.

Superar la culpa

Aunque asumir responsablemente nuestros errores es una actitud positiva vivir llenos de culpa no lo es. Libérate de ella y abandona esa mentalidad. Verás que te sentirás mejor.

Papá, ¿me vendes una hora de tu tiempo?

No tenemos que llegar a estos extremos para descubrir que el tiempo compartido con nuestros hijos es importante más allá de las tareas, los regaños y las lecciones de vida. Te dejamos acá una bonita reflexión al respecto.

Hijos perfectos o hijos felices

Algunos padres ejercen tanta presión en sus hijos para conseguir que destaquen en cualquier actividad que ello genera grandes frustraciones en los pequeños. Lee este post y reflexiona.

Estrújalo y déjalo como antes

Explotar de rabia suele dejar consecuencias tanto en nosotros como en los que nos rodean. Aquí tienes algunas recomendaciones para controlar esos ataques de ira que no dejan nada bueno.

Experimenta, entiende y comunica

Esther Esteban nos comenta que todas las emociones que sentimos tienen la función de informarnos el tipo de vida que estamos llevando, por ello nos sugiere que no tratemos de ocultarlas sino más bien analizarlas.

Lo siento, perdóname

El reconocer que nos hemos equivocado y pedir perdón es el antídoto para mantener relaciones sanas y duraderas. Y entonces… ¿Por qué nos cuesta tanto hacerlo? Esther nos habla de una técnica infalible.

Es fácil esquivar responsabilidades

Muchos hacen de la ‘queja’ un modo de vida, pero no sólo viven lamentándose por lo que les sucede, sino que atribuyen la responsabilidad de ese infortunio a un tercero. En este post Esther nos hace ver lo fácil que es evadir las culpas cuando apuntamos hacia fuera.

Alguien tiene que irse

A menudo en nuestra cultura, el amor es relacionado con sufrimiento y sacrificio, pero ¿tiene sentido sufrir si sabemos que no existe amor, respeto o compromiso con el otro? Si estás pasando por una situación similar, lee este texto.

¡Ayúdame, yo solo no puedo!

Por orgullo, vergüenza, por ocultar vulnerabilidad, por razones culturales; muchas veces preferimos pasar trabajo antes que pedir ayuda. Y a ti ¿se te hace muy difícil admitir que no puedes solo?

Cambia y verás el cambio

La mayoría de nosotros se la pasa intentando cambiar a los demás o situaciones que nos molestan sin mucho éxito. ¿Has intentado cambiar tú? No es fácil, pero puedes empezar con un primer paso.

No es malo equivocarse

Hemos escuchado mil veces que “errar es de humanos”, pero ¿somos capaces de reconocerlo? ¿Qué pasa cuando nos equivocamos y no lo asumimos? He ahí la gran diferencia.

¿Cómo reaccionas ante un “no”?

Que alguien te de una negativa no significa el fin del mundo. No te lo tomes como un rechazo personal, entiende que es una decisión del otro. Lee este texto y piénsalo.

Espejito, espejito

Si andas como la bruja de Blancanieves todo el tiempo buscando aprobación, definitivamente tienes la autoestima baja. Entérate de qué es la autoestima, cómo se forma y cómo puedes para subirla.

Siéntete con el derecho a decir: ¡no!

¿Por qué nos cuesta tanto decir “No”? En muchas ocasiones aceptamos propuestas que en realidad no queremos y en consecuencia nos sentimos frustrados. No tengas miedo o vergüenza, aprende cómo hacerlo.

¡O cambias, o te cambio!

Querer cambiar al otro es muy común. Incluso algunos se enamoran de quien podría ser esa persona si cambiara. Descubre qué hay detrás de esa necesidad y qué puedes hacer al respecto.

La mochila emocional

Los resentimientos, rabias, dolores acumulados pesan en nuestras vidas como cualquier objeto que tenemos que cargar encima todo el día y es necesario aligerar la carga.