Autismo: cómo trabajar debilidades y potenciar fortalezas en los niños con TEA

Autismo: cómo trabajar debilidades y potenciar fortalezas en los niños con TEA

SOVENIA (Sociedad Venezolana para Niños y Adultos Autistas)[1] parte del criterio médico de que el autismo es un trastorno de salud complejo en el que inciden factores biológicos, genéticos, inmunológicos y ambientales que pueden y deben ser tratados desde una concepción en la que se integran los saberes de las distintas disciplinas, donde no solo se intente la  integración exitosa a la sociedad de las personas que presentan el síndrome, sino también, el control de los síntomas cuando el síndrome es detectado a temprana edad.

El TEA (trastorno del espectro autista) hace referencia a la amplia gama de síntomas, habilidades y niveles de deterioro o discapacidad que pueden tener niños o adultos. En este post nos focalizaremos en características presentes en los niños con TEA para dejar algunas recomendaciones que pueden potenciar fortalezas y trabajar debilidades en los niños con TEA.

De acuerdo con el DSM-V[2], los niños con TEA presentan diversas características que forman parte de un continum, en donde algunos individuos muestran pocos síntomas y otros tienen síntomas mucho más severos. De allí que se hable de espectro, porque es importante tener en cuenta la variación en los síntomas y comportamientos entre una persona y otra. A continuación, solo se mencionan algunos de ellos.

  • Déficit en la comunicación y retraso en la aparición del lenguaje verbal.
  • Alteración del uso de múltiples comportamientos no verbales como contacto ocular, expresión facial, posturas corporales y gestos reguladores de la interacción social.
  • Ausencia de la tendencia espontánea a compartir disfrutes, intereses y objetivos con otras personas.
  • Adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.
  • Variación cualitativa de interacción social que se manifiesta en la incapacidad para desarrollar relaciones con compañeros apropiadas al nivel de desarrollo del sujeto.
  • Preocupación absorbente por uno o más patrones de interés estereotipados y restrictivos que son anormales, sea por su intensidad, sea por su objetivo.

¿Cómo trabajar debilidades y potenciar fortalezas en los niños con TEA?

La primera condición es una relación centrada en el amor y respeto profundo hacia él o ella, a su tiempo de aprendizaje. Porque los niños con TEA, al tener un trastorno multifactorial. pueden requerir terapias, régimen alimenticio especial, multivitaminas o fármacos, rehabilitación, homeopatía, entre otros. Pero lo que más requiere un niño con TEA es tiempo, paciencia y comprensión para poder desenvolverse con algunos niveles de independencia de acuerdo con sus características personales. Es solo sostenerlo y luego soltar a este ser humano cuya característica fundamental es su bondad amorosa.

Fuente:  Melgarejo, I; Carvajal, B y Mendoza, A (2016)[3].

Con esta disposición centrada en el amor, como padres, terapeutas o cuidadores podemos atender algunas debilidades y potenciar fortalezas en los niños con TEA. ¿Qué podemos hacer?  Enseñarle a tener flexibilidad cognitiva. Es decir, enseñarles a generar nuevas maneras de resolver problemas, adaptarse a nuevos cambios y ajustarse a lo inesperado. Sí, es todo un reto. Y sí, también es posible.

Porque la inflexibilidad en los niños con TEA sirve como una forma de protección o hasta una forma de adaptación. Ellos pueden ser fácilmente sobrepasados/abrumados en lo social y lo grupal debido a la dificultad en la comunicación social, así como también en la integración y organización de información compleja.

Entonces, podemos:

  1. Desarrollar junto a ellos su flexibilidad corporal, esto les faculta también el desarrollo de su flexibilidad cerebral.
  2. Danzar, esto les permitirá aprender a imitar, acción que suele ser difícil para algunos niños con TEA.
  3. Generar formas de comunicación verbal o no verbal que posibiliten al niño con TEA la interacción social.
  4. Descubrir, junto a ellos, cuáles son sus intereses y verificar que alguno de estos intereses se convierta en una destreza que le ayude a valerse por sí mismo.
  5. Fomentar actividades tolerables, de acuerdo con su condición específica, que le permita desarrollar conciencia de sí mismos y de su ambiente, para determinar cuándo es apropiado ser flexible y cuándo deben pedirle flexibilidad a su medio ambiente.
  6. Crear con ellos rutinas diarias que le faciliten su cotidianidad y tener certeza de las actividades que realizará a lo largo del día.
  7. Promover y reforzar la flexibilidad y los comportamientos que lleven directo a una meta. Al practicarlo continuamente se van reforzando hasta ser automáticos. Se va orientando qué son las metas y cómo lograrlas; incluir lecciones que ayudan a los niños a enfocarse en cuáles son sus metas los ayuda a distinguir cuáles son las más importantes de las que son distractoras o menos importantes.

[1]Disponible en https://sovenia.org/

[2] American Psychiatric
Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition (DSM-V). Washington, DC: American Psychiatric Publishing, Inc., 2013.

[3] Melgarejo, I; Carvajal, B y Mendoza, A (2016). Trastorno del espectro autista: programa Unstuck & On target para incrementar la flexibilidad cognitiva de niños diagnosticados. Revista Ágora de heterodoxias/ Volumen 2, julio-diciembre/ Barquisimeto, Venezuela/Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado” pp.56-71.



Deja tus comentarios aquí: