Bebiéndonos el planeta

Alguna vez te has detenido a pensar… ¿cuánta agua usamos a diario? ¿Es el agua un recurso eterno? ¿Qué sabemos del agua?

En la escuela nos enseñan a reconocer el agua como un recurso renovable e inagotable. Cuando aprendemos el ciclo del agua, nos mencionan que existe en tres estados: sólido (hielo y nieve), líquido (océanos, mares, ríos, lagos, aguas subterráneas) y gaseoso (vapor de agua). El agua de la superficie en forma líquida se evapora, el de las nubes se precipita y el sólido se derrite, siempre recirculando y sin alterarse la cantidad total del agua.

bebiendonos2Ahora bien, sabemos que el agua puede ser salada o dulce. El agua salada en nuestro planeta representa el 97% del total de agua y el restante 3% es agua dulce. Y menos del 1 % del agua total de la tierra es potable. Hasta aquí parece una lección de segundo grado de primaria y todos tenemos claros los conceptos y los porcentajes. El problema comienza cuando las cifras nos muestran que el agua potable está disminuyendo por la contaminación y el mal uso del recurso. Sin agua potable ¡no podemos vivir!!!

Según cálculos de las Naciones Unidas, 1100 millones de personas carecen de acceso al agua potable y el 80 % de las enfermedades en los países en vías de desarrollo están ligadas al agua. Diariamente en el Continente Africano las mujeres -que son las encargadas de buscar el agua en las zonas que no tienen ningún tipo de red hídrica-, para cocinar y el aseo personal familiar, recorren un  promedio de 3 millas para tener el vital líquido. Obviamente ésta tarea de supervivencia las somete inevitablemente a la pobreza y las hace perder cualquier posibilidad de estudio, desarrollo personal y las separa en términos prácticos de la equidad de género.

bebiendonos1En los últimas 5 décadas se han producido más de 40 conflictos armados por el dominio de fuentes de agua y la escasez del recurso va en aumento lo que incrementa las posibilidades de guerras y disputas. Las dos grandes crisis del agua vienen dadas por la falta de capacidad de redes que satisfagan la demanda creciente en forma equitativa y el deterioro de la calidad del agua. La contaminación del recurso por uso excesivo de fertilizantes y pesticidas en las tierras agrícolas extensivas, que además es un problema que afecta tanto a los países desarrollados como a los que están en vías de desarrollo.

Si cuidamos nuestras fuentes de agua, racionalizamos el recurso, asumimos conductas coherentes y entendemos que el agua potable es un derecho humano, podremos seguir desarrollándonos en armonía y en forma sostenible. De otra forma, al paso que vamos, solamente terminaremos bebiéndonos nuestro planeta.

 



Deja tus comentarios aquí: