Belleza para el alma

Como un día Kahlil Gibran cito “La belleza es una luz del corazón”. Últimamente hemos visto como el tema de la “Belleza” ha tomado más relevancia que nunca, el Fitness es el tema de lo que todos quieren hablar y sobre todo pertenecer. Pero lo que me preocupa inevitablemente es en concreto los mensajes que los niños ven acerca de todo esto.

No podemos negar el hecho de que las muñecas han cambiado con el tiempo. Cada día salen más estilizadas, glamorosas e irreales con respecto a su cuerpo, su vida o el estilo que en ella lleva. Aun con la cantidad de mensajes de no sexualizar, las compañías, y muchas veces nosotros seguimos enviando mensajes contradictorios.

Si estamos buscando a princesas, una “socialité” o una muñeca perfumadas para enseñar a los niñas sobre el verdadero significado de la belleza, estamos cometiendo un error. Princesas, Barbies, y todas las otras muñecas en el mercado. No son reales. Están diseñadas para el juego y para estimular la imaginación.
Ellas no están destinadas a educar a nuestros niños sobre la imagen corporal y la belleza. Tal vez ellas han desdibujado demasiado las líneas y depende de nosotros la tarea de aclarar. Es nuestro trabajo para que las niñas se sientan confiadas y cómodas con su cuerpo y el mundo que les rodea.

Yo no sé ustedes, pero yo quiero que mis futuras hijas o sobrinas sepan que la belleza no es simplemente una cara. La belleza es bondad, empatía, y ayudar a otros. La belleza es el amor sin final y los recuerdos que durarán toda la vida.

La belleza es una rosa cubierta de gotas de lluvia y una puesta del sol naranja en una calurosa noche de verano.

Cuando miro a los ojos de los niños, veo bondad, veo la curiosidad, amor, empatía, y un poco de picardía. Veo la inocencia de la infancia.

Veo una luz en su corazón que me alegra el día y hace que el mundo esté completo.

La belleza no se encuentra en los juguetes, revistas o videos musicales. La verdadera belleza sólo puede ser encontrada cuando auspiciamos niños felices, fuertes y seguros de sí mismos. Niños que desde pequeños sepan la importancia de un alma noble y aunque el mundo este lleno de estereotipos, sean capaces de más allá de una belleza física, buscar la belleza del alma.
Y entonces, ¿preparados a incentivar la belleza del alma?.



Deja tus comentarios aquí: