Campamentos vacacionales: ¿buena idea para tus hijos?

Cualquier persona que alguna vez haya coreado alrededor de una fogata o en medio de abrazos de despedida, la famosa canción “no es más que un hasta luego, no es más que simple adiós…”, sabe que las experiencias y amistades que se hacen en los campamentos de verano, son inolvidables.

Los planes vacacionales o summer camp, no sólo son una herramienta de ayuda para los padres que deben continuar con su jornada laboral, durante el período de vacaciones. También constituyen una fuente de enseñanzas y oportunidades de crecimiento, maduración e independencia para los niños y jóvenes que asisten a estos programas.

El enfoque de los programas de verano está basado en el compañerismo y la cooperación. Una suerte de tribu que trabaja por objetivos comunes, usando la diversión para adquirir destrezas físicas, sociales y emocionales, que les permitan a los participantes explorar sus propias capacidades.

Durante esta época los chicos aprenden a manejarse sin sus padres y experimentan la sensación de independencia y libertad, pero también de responsabilidad y valor de las cosas, que antes daban por sentado.

Hacer la cama, armar una fogata o conducir al grupo para lograr la meta, son algunas de las habilidades que los niños absorben en su paso por el campamento.

Consulte y revise las ofertas que tiene a su alcance. Hay varias modalidades, como campamentos de idiomas, aventura, ecológicos o enfocados al talento de los chicos.

De igual forma, existen planes vacacionales dentro de la misma ciudad que funcionan por horas y ofrecen actividades atractivas enfocadas al deporte, la naturaleza y la cultura.

Si sus hijos están en edad de asistir a estos programas de verano, le estará obsequiando una experiencia de vida enriquecedora que no olvidará jamás.



Deja tus comentarios aquí: