Un buen plan durante el embarazo

El embarazo, viéndolo en retrospectiva, es el momento ideal de aprovechar la soledad, en especial si es tu primer hijo. Son nueve meses que nos permiten descansar, informarnos, elegir.

Tener un niño es un acto de muchas responsabilidades y aprendizajes, por ejemplo la lactancia materna es un compromiso que se inicia desde que estás embarazada. Durante nuestra gestación podemos formarnos, al menos de manera teórica, en todo lo relacionado con el  maravilloso arte de amamantar. Ya cuando nazca nuestro bebé podremos dedicarnos a dar pecho y aclarar nuestras dudas con la ayuda de la consejera.

Yo tengo tres niños que fueron amamantados y en las tres ocasiones fue necesario que asistiera a la consejería, a pesar de que he leído, escrito y experimentado sobre el tema y así le pasa a todas, sin importar si son pediatras, enfermeras e inclusive consejeras, por eso no desprecien la idea de iniciar en su embarazo el contacto con una consejera o promotora certificada que pueda apoyarlos en esos momentos que no están seguros de cómo actuar o cuando sufren alguna molestia.

Con respecto al tema de lactancia te sugiero algunos temas y cursos que puedes tomar, busca en tu localidad y seguro encontrarás algún instituto especializado en acompañar a las madres y embarazadas:

  • Curso básico sobre Lactancia: ¿Que es la lactancia? ¿cómo se produce la leche y qué la compone? Anatomía y Fisiología de la mama,  Posturas correctas para amamantar, Alimentación de la madre durante la lactancia, Mitos y creencias.
  • Banco de leche: ¿Cómo extraer la leche? ¿cuándo iniciar el proceso de extracción? Extracción manual, extractores de leche, almacenamiento, etc
  • Alimentación complementaria: tu bebé se inicia en el mundo de los sólidos, ¿cuándo ofrecer el pecho? ¿cuánto alimento debo darle a mi hijo?
  • Curso – Charla: ya cuando tu bebé nazca asiste a un encuentro donde seguro saldrán a flote temas como ¿cuánto duerme el bebé? ¿cuánto come el bebe? La díada, la crianza natural,  El manejo de las opiniones de los que te rodean.
  • También sugiero que apenas nazca tu bebé llames a tu consejera para reforzar las técnicas y despejar las dudas.

Aunque la lactancia requiere mucho de nuestro instinto y naturaleza animal, la falta de referentes de nuestra sociedad hacen necesario que hoy día nos preparemos para la crianza natural, por eso un buen plan es aprovechar tu embarazo para asistir a cursos y aprender las técnicas para amamantar, no te sientas ‘extraña’ pidiendo ayuda, recuerda que sólo somos súper mujeres si nos mantenemos unidas, en equipo, en tribu.



Deja tus comentarios aquí: