Buenas razones para estar en forma

Buenas razones para estar en forma

El deporte, a mi parecer, es una de las prácticas mas nobles y honestamente verdes que existen. En este mundo donde la transición es lo que rige, tenemos que ser muy cuidadosos al seleccionar las actividades que realmente queremos preservar en nuestras vidas, y el ejercicio, definitivamente, es una de ellas.

Me gusta el deporte porque poco a poco se ha ido inmiscuyendo en nuestras comunidades, adquiriendo una importancia cada vez mayor, convirtiéndose en un fenómeno sociocultural que trasciende el ámbito de las instalaciones deportivas y los estadios, para darle paso a los parques, calles y a cualquier espacio que facilite su practica.

Con frecuencia recuerdo como me las arreglaba para hacer ejercicio en una ciudad que siempre me colocaba obstáculos para practicarlo. El tráfico y la poca seguridad en sus espacios acorralaban mi entusiasmo. Pero a pesar de ello, siempre fui perseverante con mis saludables aspiraciones y me las arreglaba para subir a la montaña dos o tres veces por semana, visitar con regularidad algún gimnasio cercano o correr en un lugar relativamente seguro. Y es que el deporte es tan noble que lo único que nos pide es perseverancia.

Me gusta el deporte porque nos convierte en seres disciplinados capaces de organizar muchos aspectos de nuestras existencia.  

Como mamá, he aprendido a usar mis herramientas deportivas para influenciar el proceso educativo de mis hijas. Me ha ayudado a extraerlas del sedentarismo que implican la televisión y las computadoras. Me ha servido para  enseñarles a comprender que  a la par de un mundo individual en el que ellas puedan sentirse complacidas como personas, existe otro en el que se puede compartir y ceder ante los requerimientos de los demás.

Me gusta el deporte porque puede lograr que las personas aisladas y poco sociables se reconecten con su comunidad, ayudándolas a sobrellevar las agresiones propias de la vida cotidiana y motivándolas a enfrentar el presente y el futuro con actitud positiva. Es un instrumento pedagógico que ayuda a desarrollar las cualidades básicas del ser humano como unidad biológica y social.

Me gusta el deporte porque nos da la capacidad de organizar nuestra mente, de pensar calmadamente. Muchas personas comentan que al practicar sus ejercicios de rutina, pueden ser capaces de resolver conflictos en el trabajo o de solucionar disputas familiares. La actividad deportiva llega a convertirse así en una especie de purificación interior que podemos utilizar como una descarga emocional diaria; una especie de terapia personal, diría yo.

Me gusta el deporte porque es una actividad ecológica única y simple que mejora sustancialmente nuestra calidad de vida, nos permite interactuar con el medio ambiente, nos hace compartir, crear conciencia, organizarnos, respirar y comer mejor.

Finalmente, me gusta la ciudad donde vivo, porque me ofrece todas las posibilidades que existen para practicar mis ejercicios, una ciudad donde puedo ver a cientos de personas caminando, corriendo, nadando y montando bicicleta. Un espacio maravilloso en el cual me cuelo para echarle un vistazo a tanta gente relajada y, que al parecer por sus tenues sonrisas, van reconciliándose con el mundo. Definitivamente, demasiadas buenas razones que ofrece el deporte como para quienes todavía no se han decidido, comiencen a moverse ¡ya!.



Deja tus comentarios aquí: