¿Buscamos el bienestar que queremos?

Durante años, desde la plataforma A tu Salud, nos hemos esforzado por sembrar la idea del bienestar físico logrado mediante un justo equilibrio entre alimentación balanceada, ejercicios y chequeos médicos oportunos. Hoy, convencidos de que el bienestar emocional es tan importante como el físico, nos sumamos a Inspirulina en la difusión de toda información que permita la consecución de la salud, el bienestar y la calidad de vida.

Si hablamos sobre bienestar, la primera gran pregunta que nos hacemos es de qué se trata, y la respuesta más sencilla sería que el bienestar se trata, básicamente, de sentirse bien; con uno mismo, física y emocionalmente, así como con el entorno y las circunstancias que nos toquen vivir.

Para ello nos valemos de actividades de distinta índole; unos hacen yoga, otros decoran al estilo Slow Design y algunos más, salen de compras, pues aunque parezca algo vano, un estudio científico comprobó que las personas que gastan más dinero en compras acordes con su personalidad, sienten mayor bienestar.

La segunda gran pregunta pudiera ser cómo lo logro; máxime si consideramos las dificultades que la vida moderna nos presenta día tras día, vivamos en el país en que vivamos. Y aquí la cosa se complica, porque cada quien podría dar su “fórmula” para sentirse bien.

En términos científicos, el médico investigador y estudioso de la neurociencia aplicada, Eduardo Jahn, dice que para alcanzar el bienestar hay que tener equilibrado el Sistema Nervioso Autónomo o Automático. Ubicado en la parte de atrás de la cabeza, este sistema es el responsable de que actuemos como actuamos, incluso si nos saboteamos; por ello, a decir de Jahn, un diseño terapéutico personalizado, desarrollado con base en la neurofarmacología, nos ayudaría a alcanzar el bienestar.

Pero más allá de la neurociencia, Jahn nos brinda una “fórmula” para conseguir el bienestar: tomar conciencia de lo mal que se está, saber qué ha desencadenado ese malestar, hacer deporte, alimentarse apropiadamente, mantener una buena higiene del sueño y, claro está, acudir a los especialistas médicos si no logramos sentirnos bien con todo eso.

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) celebra -desde el año 2011- la “Semana del Bienestar” con el objetivo de favorecer la existencia de entornos que permitan llevar una vida saludable y prevenir la aparición de enfermedades crónicas, enfermedades del corazón o cáncer.

El año pasado, nos mostró una “fórmula” bastante sencilla para obtener bienestar: llevar a los niños pequeños a jugar al parque, mantenerse en contacto con la naturaleza y realizar deportes al aire libre.

La tercera y última pregunta cuando hablamos de bienestar es si lo buscamos.

El escritor canadiense Leonard Cohen dijo una vez que “quizá el bienestar depende de la disciplina”, es decir que, sea cual sea nuestro concepto de bienestar, lograrlo está en nuestras propias manos. Solo hay que seguir las “fórmulas”: alimentarse adecuadamente, hacer ejercicio, tener un buen descanso, consultar oportunamente al médico, mantenerse en contacto con la naturaleza…

Más aún: valorar la vida, agradecer todo, pensar positivamente, sonreír, practicar un hobbie, vivir el presente…

Y cuando lo consideren necesario, consultar un terapeuta que les ayude a sobrellevar lo que pesa mucho.



Deja tus comentarios aquí: