Cambia de «Chip»

Iniciar una nueva etapa de la vida implica transformar el ejercicio que hemos venido realizando, renovar la forma como vemos la vida y sobre manera, construir los nuevos normales sobre los cuales vamos a hacer la diferencia. Para lograr esto, es necesario “cambiar el chip”, cambiar la programación que traemos y eso implica movernos de donde inicialmente estamos instalados.

Cambiar el chip es crear excepciones claves en nuestra vida, formas alternas de reconocer las cosas y estrategias diferentes de conocer el entorno. Lo anterior significa traducir los objetivos inexactos y ambiguos en logros y retos concretos que permitan movilizar la energía de nuestros deseos y canalizarla para realizar y desarrollar las acciones que lleven a la materialización de los objetivos.

Mientras más seductor sea la excepción o forma alterna de ver las cosas, mayor será la motivación para conectar los deseos y energías, con el sueño o transformación. Para ello, debe leer las expectativas propias y las consideraciones del entorno, las cuales resultan el hilo conductor de la energía necesaria para canalizar el entusiasmo y desatar todo el potencial que reside en cada uno de nosotros.

Es claro que la tendencia natural del ser humano es acomodarse, mantenerse allí donde la seguridad y comodidad le ofrecen un espacio de tranquilidad, sin embargo, es necesario aprovisionarse, reabastecer combustible, ajustar las nuevas coordenadas y zarpar a nuevas fronteras, las cuales deben ubicar un lugar en el horizonte donde nuevas estrellas brillan y esperan que tu hagas la diferencia con tus deseos y logros.

Es probable que en el camino tengas reveses, formas alternas de probar y todas ellas lo que te conceden son lecciones aprendidas, intentos que animan la pedagogía del error, es decir, aquello que no salió como se esperaba y que no se ajusta a un estándar particular, lo cual no debe desanimarte, sino motivarte a continuar el camino, pues cuanto más avances, más cerca estarás de tu destino, de aquello que has visualizado alcanzar.

El éxito en tu nueva aventura no está determinado por criterios humanos, ni por reconocimientos de otros, estará asistido por tu encuentro con tu “porqué”, con la fuente de lo que te hace diferente, con la transformación y potenciación de lo que hay en ti y hace la diferencia, esa esencia que vibra desde la eternidad en tu interior que está esperando ser liberada y canalizada para conquistar tus propios límites.

Que esta nueva etapa de la vida, envíe una tarjeta al destino que te has trazado, para informarle de las renovaciones que están haciendo en tu vida, de las nuevas lecturas de la realidad que has empezado a concretar y sobre manera, sobre la fuerza y empuje que estás desarrollando para comprometerte con tu propia aventura, con tus propios objetivos y de forma particular, con la estrategia que has diseñado para conquistarte a ti mismo y así poder ayudar a los demás.

Que el nuevo camino que emprendes hoy, te asista de la fuerza de lo alto, de las virtudes superiores y de la magia interior, para que recorras cada etapa de 24 horas prevista durante este nuevo periodo de tiempo, como si fueran las últimas, dando todo de sí, convencidos que es posible lograr aquello que nuestro corazón grita y que la divinidad ha puesto en nosotros.



Deja tus comentarios aquí: