Cambia el Engranaje para el 2022

Cambia el Engranaje para el 2022

Durante los últimos años hemos estado lidiando con realidades muy duras, negativas y hasta inesperadas, especialmente desde principios de 2020 cuando se anunció la pandemia generada por el COVID-19. Desde entonces, hemos estado viviendo tiempos complejos, muy ambiguos, más inciertos y muy difíciles, con más enfermedades, cuarentenas muy largas, aislamiento social, un mayor desempleo con decrecimiento económico, nuevas angustias financieras o inclusive, la muerte de familiares y amigos. Todo esto nos ha generado efectos emocionales negativos muy importantes que inclusive se han acentuado, como la depresión y la ansiedad, en personas de todas las edades.

Pero debemos hacer un alto en todo esto y comenzar a pensar de una manera diferente, con una nueva perspectiva, con nuevos paradigmas. Y por eso es muy importante cambiar de marcha y de rumbo ahora mismo a partir de este nuevo 2022. Muchos se preguntarán. Y, ¿cómo lo hacemos? Pues les traigo una idea muy sencilla. 

Imagínense una bicicleta, de esa que tiene cambios de velocidad. Por cierto, vale la pena acuñar que hay más de mil millones de bicicletas en el mundo, utilizadas tanto como medio de transporte y como vehículo de ocio. Es un medio de transporte sano, ecológico, sostenible y económico. Pero volviendo al tema, uno de los elementos centrales de toda bicicleta son los cambios y su buen funcionamiento. Entre las partes que conforman una bicicleta tenemos a los engranajes, cuya función principal es transmitir y distribuir la energía producida por nuestro cuerpo de forma eficiente y, lo que es más importante, de modo constante. Gracias a los cambios, podemos mantener en marcha la bicicleta durante más tiempo y usando para ello menos energía. ¿Recuerdas cuando tenías una bicicleta de velocidades y cambiabas de una marcha a otra? En ese momento la cadena suena, salta de un engranaje al siguiente, y luego hace click. Y cuando hace click, los engranajes y la cadena se enganchan y tú, como si nada, sigues pedaleando tu bicicleta. Comprender adecuadamente cómo funcionan los engranajes de una bicicleta nos puede ayudar mucho a detectar nuestras necesidades y a disfrutar muchísimo más a la hora de tener que pedalear, es decir, todos los días.

Si llevamos eso a nuestra vida diaria, es importante pedalear usando nuestra energía de una manera muy eficiente. Y, además de ello, debemos aprender a manejar los cambios de manera continua. Imaginemos entonces esta vida compleja que tenemos. Si solo pensamos en lo negativo, estaríamos utilizando mucha energía -pedaleando mucho- para no avanzar. Nos cansamos, nos agotamos, quedamos agobiados y mas preocupados. Pero, por el contrario, si aprendemos a usar los cambios, y los engranajes, a cambiarlos en el momento adecuado y oportuno, podemos fluir a una mejor velocidad, utilizando mejor nuestra energía (nuestro ánimo) y así poder cambiar nuestra forma de pensar de allí en adelante. Es un cambio de Mindset para el 2022

La idea es aprender a resetearnos cambiando de marcha, logrando que ese click suene cuando debe. Se trata de nosotros mismos, de aprender a cambiar y adaptarnos para entender lo que significa saltar de un engranaje al siguiente en nuestras propias vidas. A veces necesitamos acelerar, en otras reducir la velocidad, hacer giros bruscos o paradas repentinas. Por eso es muy importante descubrir nuestro propio ritmo (eso que hoy llaman el Flow) y estar en la marcha perfecta (nuestra actitud) cuando los nuevos tiempos lo requieran.

Al final del día todo se puede resumir en el cómo nosotros aprendemos a lidiar con los ambientes y las conversaciones negativas, con los ambientes tóxicos o con los momentos difíciles que nos encontramos todos los días y ver lo nuevo, lo distinto, lo diferente y lo positivo. Es cambiar de discurso, cambiar nuestros pensamientos, tener un mindset positivo y así, hacer todos los cambios necesarios y positivos que nos permitan ser, sentirnos y actuar mejor este nuevo año. Y en el camino, descubre que tienes el poder para superar todos los desafíos de la vida.

Imagen de Jill Wellington en Pixabay



Deja tus comentarios aquí: