Cambios ¿inesperados?

cambios inesperados

En varias oportunidades en mi vida, me ha sucedido que me encuentro en actitud de espera, pero a la vez tranquila, aunque parezca no avanzar. De repente, se presentan situaciones inesperadas que conducen a cambios, y fluyen sin demandar esfuerzos, donde todo cuadra armoniosamente. Ellas siempre han sido “para mejor”, como decimos coloquialmente. En mi interior, responden precisamente a lo que deseo. Es como si una fuerza desconocida movilizara personas, hechos y trámites y me dirigiera en una dirección determinada.

Me encuentro en uno de esos impasses de mi vida. En realidad, estoy en el proceso de movilización y cambio. ¿Era esto inesperado? No. En Feng Shui decimos que todo cambio externo comienza en uno interno. Y el exterior, con la energía emergente, continuará el proceso en nuestro interior. Pero la génesis está adentro. En esos momentos, es aún más importante conectarse con nuestro movilizador inicial, que es ese deseo interno más profundo. En mi caso, es un alto en el camino, es un espacio vital nuevo, es un reencontrar aquello que decido hacer en el ahora con proyección futura.

Por circunstancias de nuestra vida familiar, estoy a cargo solamente de la mía. ¡Hummm! Me doy cuenta que me he dado permiso para hacerlo. Es una deliciosa sensación de libertad. Recuerdo a Isabel Allende. Hace unos años, leí La suma de los sías, donde terminaba viviendo con Willie. Tiempo después, se divorciaba y nos decía que por primera vez en su vida estaba sola. Encuentro similitudes (producto, tal vez, de la edad) con esa mujer. Me permito un espacio para mí. Se dan las circunstancias. Me sumerjo en la nueva aventura.

A veces, parece que no estamos haciendo lo suficiente en nuestra vida. Nos exigimos más. Nos culpamos y nos estresamos frente a la falta de resultados o unos diferentes. Todo esto está en nuestra mente. Nos capturamos viviendo en el futuro, u organizando mentalmente, o revisando la lista de los “por hacer”… todo, menos estar a cargo del hoy y disfrutarlo. Se nos escapa la vida, y de verdad se me presenta la imagen de una mano abierta donde se desliza la arena entre los dedos. Es un lugar común, pero real y absolutamente descriptivo. Te invito a estar alerta, algo maravilloso puede estar por sucederte.

En esta dirección, puedes ver el video “Believe” de Will Smith.



Deja tus comentarios aquí: