Cannabis: uso, propiedades y beneficios

Cannabis: uso, propiedades y beneficios

Cada vez son más los países que se suman a la legalización de la marihuana medicinal. Es que durante este proceso, muchos expertos han certificado que el uso de las plantas de cannabis sí produce efectos curativos.

Mientras que el uso de las plantas de marihuana con fines recreativos causan bastante polémica, la ciencia está cada vez más convencida de que esta planta debería ser legal debido a sus propiedades y beneficios médicos.

El cannabis contiene dos sustancias químicas activas, las cuales afirman los investigadores que tienen propiedades medicinales. Estas son el CBD (cannabidiol) que ayuda a mejorar condiciones del cerebro, y el THC (tetrahidrocannabidiol) que se encarga de eliminar el dolor.

El cannabis ha sido utilizado (al igual que el uso de las plantas medicinales comunes) medicinalmente desde hace aproximadamente 5.000 años. El uso en la medicina más conocido del cannabis es para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia (los vómitos, las náuseas y la pérdida de apetito).

Recientes investigaciones demuestran que el cannabis terapéutico actúa también de forma directa contra las células enfermas. Por lo tanto, no funciona solo para aliviar el terrible malestar y calmar dolores, sino que también ataca directamente las células cancerígenas malignas.

Propiedades y beneficios del cannabis

Cannabis contra el cáncer: Seguro no lo sabías, pero un estudio clínico llevado a cabo por el investigador de la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Guzmán, en nueve pacientes con tumores cerebrales graves, mostró que el THC fue capaz de hacer más lento el crecimiento de estos tumores.

Guzmán junto con sus colaboradores, Cristina Sánchez y Guillermo Velasco, explicaron que los cannabinoides podrían ser efectivos por sí mismos y fortalecer la acción de la quimioterapia.

Puede detener el avance del VIH: Un experimento comprobó que el THC detiene el avance del VIH en el cuerpo. Dicho experimento fue realizado con simios. En aquellos que recibieron la dosis de THC se observó que, aparte de impedir el avance, tuvieron altos niveles de células saludables.

Retrasa el avance del Alzheimer: Según un estudio realizado en el 2006, el uso de las plantas de cannabis pueden bloquear la enzima que se encarga del avance del Alzheimer, aparte de prevenir que los coágulos de proteína impidan la memoria y la atención.

Adiós a la depresión y la ansiedad: Se demostró en el 2005 que las personas que consumen cannabis ocasionalmente, o incluso diariamente, tienen menos síntomas depresivos que aquellos que nunca han consumido la planta. En pequeñas dosis, incluso puede aliviar ciertos síntomas de ansiedad.

Ayuda a tratar el síndrome de Tourette y la epilepsia: La FDA de Estados Unidos fue la encargada de autorizar el uso de cannabis para la investigación de un tratamiento de epilepsia infantil. También se mostró bajo otra investigación, que alivia los síntomas de síndrome de Tourette.

Previene la ceguera: El cannabis previene la ceguera de pacientes que padecen glaucoma, al reducir la presión al interior del ojo.
Los pacientes pueden beneficiarse con el uso de las plantas ya sea de manera intravenosa, oral y por inhalación. También puede encontrarse en semillas kritical bilbo.

Disminuye los niveles de insulina en diabéticos: En 2005 y 2010 se realizaron estudios en Harvard en los que se observó que usuarios que consumían cannabis metabolizaban mejor los carbohidratos que los que no lo hacían, lo que ocasionó que sus niveles de insulina estuvieran 16 % por debajo con relación a los de una persona que nunca hubiera utilizado marihuana, aparte ayuda a reducir la resistencia a la insulina en 17 %.

Propiedades neuroprotectoras: Las cualidades neuroprotectoras que posee el cannabis pueden limitar el daño neuronal en personas que han sufrido un infarto o un golpe rígido en la cabeza.

El comisionado de la NFL Roger Goodell afirmó que si la medicina demostrara su utilidad, consideraría utilizar cannabis para tratar las lesiones de sus jugadores.

El cannabis y la sexualidad: El uso de las plantas de cannabis antes de tener relaciones sexuales, pueden convertirla en un poderoso afrodisíaco.

No solo te permitirá ampliar tu espectro sensorial mientras tienes relaciones, sino que te permitirá relajarte y producir un mejor flujo de sangre en un momento en que necesitamos que la irrigación de la sangre sea óptima, aparte de promover la liberación de oxitocina.

Cannabis terapéutico

El cannabis es capaz de actuar en nuestro organismo porque sus cannabinoides se parecen a sustancias que producen el propio cuerpo. Al ser similares, estas se acoplan a los mismos receptores celulares.

Mauro Maccarrone, de la Universidad BioMedica de Roma, asegura que los endocannabinoides son cruciales en la comunicación, el desarrollo y la regeneración de las neuronas, gracias a las propiedades curativas del cannabis.

Estas investigaciones sugieren que el cannabis puede llegar a reducir la inflamación y la oxidación de las neuronas, y potenciar la generación de células nerviosas sanas y nuevas. Así mismo, el THC es el encargado de producir los síntomas que han causado su prohibición: enlentecimiento, risa, dificultad para mantener la concentración durante conversaciones, pero también aumentan la agudeza sensorial y la creatividad.

Todos estos efectos son controlados con el uso de las plantas ricas en CBD cannabinoide. Por otro lado, la toxicidad no es significativa, y el efecto adictivo no es mayor que el de la cafeína. De igual manera, es aconsejable seguir el tratamiento bajo supervisión de un médico que posea conocimientos acerca del cannabis. Su uso no está indicado en menores de edad, ni en personas con afecciones cardiovasculares.

Expectativas positivas con el uso del cannabis medicinal

En muchos países aún es ilegal el uso de marihuana medicinal, pero las investigaciones sobre el cannabis, sus propiedades y beneficios, lo hacen cada vez más esperanzador. No ayuda el hecho de que sea una droga prohibida en la mayoría de los países (hasta ahora es legal en quince países). Tampoco que los principales activos de la planta no sean patentables y que, por esto, las industrias no estén interesadas en financiar estudios clínicos con personas.

En algunos países, como España, solo se puede recetar cannabinoides sintéticos, que aparte de ser bastante costosos, no logran producir los mismos efectos que las hojas y las flores, que contienen más de 100 terpenoides, cannabinoides y flavoides.

Foto creado por jcomp – www.freepik.es



Deja tus comentarios aquí: