Canta ¿y no llores?

Hoy mi alegría hace que sienta que la felicidad es puro regocijo y, aunque sé que también está compuesta de momentos difíciles, tristezas y dolores, no me imagino a alguien afirmando soy feliz en medio de lágrimas.

Y es que nos enseñaron que llorar está mal, que sentirse «depre» está mal, que la enfermedad, la flojera, el dolor físico o espiritual están a tal extremo mal, que hasta hay que disimular con sonrisas, chistes y poses para que el resto de la humanidad no conozca nuestras miserias.

En el camino que decidí recorrer para construir mi mujerabilidad, tuve la oportunidad de hacer constelaciones familiares y allí confirmé mi intuición: lo peor no es lo que nos ocurre, más grave es ocultarlo, porque el secreto permite que el problema se perpetúe de generación en generación. De hecho hay miles de familias en las que podemos observar patrones dañinos que se repiten desde nuestras bisabuelas, tales como, maltrato, abuso, abandono.

Descubrí que hablar de mis problemas, llorar, compartir dolores con familiares o amistades, sin miedo al qué dirán, es profundamente sanador, es decir, no está mal pasar por momentos difíciles, lo que creo que hace daño es no aprender de ellos, creer que son una desgracia, que no hay salida o darles un peso mayor al que merecen.

Sé que muchos pensarán que digo esto porque no estoy sufriendo y soy feliz, pero hoy puedo afirmar que mi historia de dolor es larga y compleja, me tomó años desaprender, comprender y estructurar mi vida desde la armonía que solo da llorar cuando deseo llorar, hablar cuando deseo hablar, reír cuando deseo reír, todo sin exageraciones, con honestidad conmigo misma y con quienes me rodea.

En mi experiencia, allí radica la auténtica felicidad, la que se relaciona con vivir intensamente y con ponderación cada circunstancia triste, alegre, rutinaria o extraordinaria. Te invito a deshacerte de los secretos que te oprimen, de las tristezas ancestrales, de las alegrías exageradas, de la risa vacía, de las lágrimas sin sentido; ama concretamente cada situación y encuéntrale el sentido simple o profundo que tiene para ti.



Deja tus comentarios aquí: