Carillas de porcelana: la sonrisa de las estrellas de Hollywood

Carillas de porcelana: la sonrisa de las estrellas de Hollywood

En esta sociedad obsesionada con la apariencia, tener una sonrisa perfecta se ha vuelto muy importante. Sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos dientes con todo tipo de imperfecciones en cuanto a forma y color, lo que puede generar inseguridad en algunas personas. Las carillas de porcelana son un tratamiento estético indoloro que mejora la apariencia de los dientes y nos permite recuperar nuestra confianza.

Existen varios tipos de carillas dentales, pero las de porcelana son las mejores y las más populares actualmente. Sirven para tratar una variedad de condiciones dentales que explicaremos en este artículo. También te daremos a conocer los precios de este tratamiento de estética dental, su tiempo de duración y todo lo esencial que hay que saber al respecto.¿Comenzamos?

¿Qué son las carillas de porcelana?

Son láminas de cerámica o porcelana de entre 0,3 y 1,2 mm de grosor que se adhieren a la superficie visible de los dientes para mejorar su apariencia. Estas piezas resistentes se fijan a la dentadura utilizando un pegamento especial y permiten modificar su forma, color o brillo.

De esta manera se pueden corregir dientes torcidos, fracturados, desgastados, manchados o cuyo esmalte no es del color deseado. Su función es netamente estética, de manera que solo se utilizan en los dientes que son visibles para los demás. Además, no son incómodas y el paciente puede comer y hablar con completa naturalidad.

¿Para qué sirven las carillas de porcelana?

Las carillas de porcelana se utilizan para:

  • Modificar el color de dientes oscuros, amarillos, desgastados o con manchas.
  • Cambiar la forma irregular de un diente o corregir fracturas.
  • Cubrir espacios entre los dientes (diastemas).
  • Disimular la mala alineación o malposiciones leves.
¿Cómo se ponen las carillas de porcelana?

El tratamiento puede parecer complicado, pero en realidad es bastante sencillo e indoloro. Pero si tienes algunas dudas sobre el procedimiento o simplemente quieres saber más sobre las carillas dentales, te recomendamos este artículo de Dentaly.org en el que encontrarás toda la información al respecto.

La primera consulta con el dentista servirá para evaluar si las carillas son la mejor opción para ti y cuáles son tus expectativas en cuanto a color o forma de la dentadura. En una segunda sesión, se preparan los dientes: el especialista talla los dientes que se van a tratar para reducir el esmalte dental levemente. Esta reducción después se compensará con el grosor de las carillas, así los dientes no quedan más gruesos de lo normal.

Gracias a la evolución de las carillas ultrafinas, en algunos casos es posible realizar este tratamiento sin limar los dientes o limandolos muy superficialmente. No obstante, esto dependerá de cada paciente y el dentista tendrá que determinar si esto es posible en tu caso.

Después de preparar los dientes, el dentista toma algunas impresiones o modelos de tu dentadura para enviarlos al laboratorio encargado de fabricar las carillas. Este proceso puede tomar varias semanas, así que es posible que te coloquen unas carillas dentales temporales.

En la sesión final, el dentista limpia y pule los dientes, coloca el pegamento sobre las carillas y procede a encajarlas sobre la dentadura. Después de comprobar que están en la posición adecuada y encajan bien, se enciende una luz especial que activa el pegamento. Finalmente, el especialista limpia los restos o residuos de pegamento que hayan podido quedar entre los dientes.

Tipos

Las carillas se pueden fabricar de distintos materiales, pero las de porcelana o cerámica son las más populares ya que no se manchan, son muy delgadas y más resistentes. A su vez, existen distintos tipos de carillas de porcelana según el grosor, el tipo de cerámica utilizada o el laboratorio que las fabrica.

Las carillas ultrafinas están hechas de porcelana inyectada y son más delgadas y más resistentes que las de porcelana convencionales. Su escaso grosor ayuda a que se vean más naturales y en algunos casos se pueden aplicar sin tallar el diente.

Las carillas de zirconio, como su nombre lo indica, se fabrican con zirconio además de porcelana. Este tipo especial de carillas se utilizan en pacientes que necesitan un recubrimiento más resistente. Por ejemplo, cuando el paciente tiene una pieza metálica que mantiene un diente debilitado en su lugar. No obstante, son más gruesas y por lo tanto más incómodas y con una apariencia menos natural.

Finalmente, las feldespáticas son carillas fabricadas con un tipo de cerámica hecha de feldespato. Son muy finas y fueron muy populares hace algunos años. Sin embargo, en la actualidad han caído en desuso debido a que las ultrafinas tienen el mismo grosor pero son mucho más resistentes

¿Cuál es su tiempo de duración?

Las carillas de porcelana duran entre diez y quince años, a diferencia de las carillas hechas de otros materiales como el composite, que duran solo cinco años. Además, la cerámica no pierde el color con el paso del tiempo y no se mancha con el consumo de tabaco o de alimentos como el café, té, vino, etc.

Si el tratamiento se ha realizado de la manera correcta no hay razón para que las carillas duren menos de diez años. No obstante, es posible que se caigan si el dentista no ha seguido el debido procedimiento o no ha usado los materiales correctos y las carillas no han logrado unirse efectivamente al esmalte. Su duración también dependerá del cuidado que les proporciones, así que sigue estos consejos y no tendrás ningún problema:

  • Cepíllate al menos dos veces al día.
  • Usa hilo dental y enjuague bucal.
  • Las carillas, al igual que los dientes, se pueden romper. Usa protector bucal si practicas algún deporte.
  • No muerdas objetos duros como huesos, cáscaras de nueces, hielo, etc.
  • Evitar abrir objetos o romper paquetes con los dientes.

¿Cuánto cuestan las carillas de porcelana?

Esto depende del tipo y del tratamiento que requiera cada persona. No obstante, el rango de precios en España suele estar entre los 400€ y los 800€ cada carilla. Tened en cuenta que es muy poco común la aplicación de una sola carilla, debido a que es más difícil que su color o forma coincidan con los dientes naturales.

Este post forma parte de los contenidos patrocinados por Inspirulina.



Deja tus comentarios aquí: