Carta de revocación de contratos espirituales o carta de divorcio energético

Carta de revocación de contratos espirituales o carta de divorcio energético

Esta carta es para liberación de patrones y contratos familiares que inconscientemente siguen dirigiendo nuestro pensar, nuestro sentir y nuestros actos. Es lo que nos toca transformar. Si lo abrazamos, se convertirá en un maestro. Si lo rechazamos, se convertirá en una resistencia y eso lo atraerá más. La elección siempre es nuestra… claro, nadie dijo que fuera fácil. Esta carta la redactarás a puño y letra. No se trata de escribirla con prisa, porque deberás irte acordando de cosas y detalles y eso te llevará, tal vez varios días. Con esta carta liberas y te liberas de aquellas personas con las que adquiriste un contrato, un compromiso, una promesa de amor, y que ahora en tu presente, resultan tóxicas, no la puedes olvidar o no te permites soltar.

Carta: (Copia y transcribe a puño y letra la carta):

“Yo _____________________________________ (escribe tu nombre y apellidos), aquí y ahora, redacto esta carta con la firme intención de rescindir, anular, romper, destruir, cualquier contrato de amor que hoy se ha convertido en un lazo tóxico. Hoy me libero, de cualquier relación afectiva que yo pudiera haber hecho, iniciado, provocado, mantenido, forzado, procurado, consciente o inconscientemente con esa persona, que se convirtió en una persona negativa para mí y mi vida. Estoy plenamente consciente de que en su momento, yo no fui capaz de percibir, reconocer o aceptar que esa persona tenía un comportamiento y/o características que me resultarían tóxicas. Reconozco, desde el fondo de mi corazón, que yo no elegí a esa persona correctamente, que me equivoqué, que cometí un error, que deposité en esa persona todas mis expectativas y sueños, olvidándome de mí. Como portador de luz y ser divino del universo, rompo ese contrato o lazo negativo para liberarme de _________________________________________ (escribe aquí los nombres y apellidos de la persona que deseas soltar), y libero a todos mis descendientes de historias de amor contrariados y mala suerte en el amor. Con la ayuda de Dios Padre Celestial, del Espíritu Santo y el universo, hoy suelto mi apego por ______________________________________(escribe aquí los nombres y apellidos de la persona). Declaro nulo aquel contrato y anulo toda consecuencia o herencia negativa y discordante que pudiera suceder a lo largo del tiempo y el espacio. Con la ayuda, el amor y la presencia de Dios       _______________________________ (escribe aquí los nombres y apellidos de él) lo libero y lo perdono por las faltas cometidas, perdonándome yo en igual medida. Lo libero y me libero, de cualquier daño emocional que mutuamente hayamos cometido y que pudiera implicar consecuencias para mi vida, mi salud emocional, mi salud física y mi felicidad. Hoy suelto y entrego al universo, todas las mentiras, engaños, abandonos, infidelidades, desconfianzas, celos, envidias, maltratos, golpes, violencia, faltas de respeto, gritos, ofensas, violaciones y abusos que pudiera yo haber permitido o soportado. Lo libero y me libero de todas las noches que llegó borracho. Lo libero y me libero de la forma violenta en que me pedía las cosas. Lo libero y me libero de todas sus apuestas de juego. Libero las memorias de pérdidas de nuestro dinero. Lo libero y me libero de memorias de desamor, abandono y dolor. Entrego también todos mis errores, creencias, costumbres, hábitos y comportamientos que me llevaron a permitir una relación así. Hoy corto para siempre todo lazo con esta persona. Lo libero, lo suelto y lo dejo ir. Hoy comienzo una nueva etapa de amor por mí, porque merezco un amor completo y sincero, porque yo merezco el mejor amor. Me libero de todo el maltrato emocional que yo no merezco. Para mi bien y el de todos los involucrados. Hoy agradezco a Dios, al Espíritu Santo y al universo por ayudarme en esta liberación. Hoy sé que soy libre y quedo libre para siempre.

Hecho está.

Así es.

Gracias, Gracias, Gracias.

 

Al finalizar esta carta de divorcio energético, preparas un día y un horario especial para leerla y quemarla. Busca un día a solas, en donde nada te interrumpa, y puedas hacer una “ceremonia de quema de carta” que impacte a tu subconsciente. Puedes encender inciensos para acompañarte. Cuando llegue el día y el momento, lees tu carta completa, en voz alta, lentamente, para que tu inconsciente y subconsciente capte todo lo que estás liberando y sanando. Una vez que la hayas leído, quemas hoja por hoja, y vas juntando las cenizas para que al finalizar te deshagas de ellas. Puedes enterrarla para que la Madre Tierra transmute todo lo discordante en luz y amor. Se trata de que te liberes de todas aquellas relaciones que tu inconsciente viene cargando y peor aún, de patrones negativos en las relaciones de pareja que repites y repites.



Deja tus comentarios aquí: