Carta para sanar mi niña interior: palabras de resolución

Carta para sanar mi niña interior: palabras de resolución

Aquí y ahora, yo ____________________________ (escribir nombres y apellidos) declaro y decreto en este acto de puño y letra que tú, mi niña interna, has sido una gran maestra para mí. Pido al Padre Celestial que el centro de tu vida seas tú misma, y no los demás. Tú, mi YO NIÑA, me demuestras día a día que eres muy inteligente, y creativa. Gracias, YO NIÑA, por tus días revueltos, que me sirven de espejo. Gracias por hacerme crecer. Gracias por tu manejo de las emociones a pesar de tu corta edad, por tu sabiduría en los conflictos, por tanto amor incondicional, por tanta paz que me das cuando te siento feliz. Gracias, mi niña, por mostrarme mis áreas sanas y también mis heridas. Lo único que quiero y a lo que aspiro es a que seas feliz. Te amo. Te respeto. No te juzgo. Ya que estás centrada, la empatía y la tranquilidad imperan en tu corazón y todo está bien. Te libero del chantaje emocional que te estuve enseñando para sobrevivir en un mundo de adultos. Hoy discutiré con educadores, profesores, conocidos, familiares, y siempre me tendrás de tu lado, porque te amo. Te libero del “si no haces eso me enfado, me voy o no te quiero”. Te libero del “porque lo digo yo” del YO PADRE/ MADRE o del “lo haces porque soy tu padre/madre”. Te libero de la necesidad de actuar para agradar a los demás. Gracias, YO NIÑA, por habitar en mi corazón, aquí y ahora me permito abrazarte, colmarte de caricias y de abrazos, aquí y ahora restauro todo el tiempo que anduve distraída/o. Ser “una niña buena” significa ceder parte del control de tu vida a los demás: Sé que te causa dolor intentar agradar a las personas que más quieres. Es una certeza que es a costa del propio dolor o de la injusticia obedecer a todos los mayores (padres, maestros, abuelos, tíos, primos, profesores vecinos, etc.) dejando a un lado tus propios deseos. No permitirte el enfado, ni la rabia y ser una niña muy obediente significa caer en el rol de ser demasiado madura para tu edad. Eso significa tender a la perfección, a la excelencia y eso es una trampa del mundo de los adultos. Sí. Te libero de todos los premios y los castigos que por desgracia rigen el sistema educativo tradicional. Ser una niña buena significa que buscar enfermar para escapar de la presión de un mundo familiar y escolar. Ser una niña buena limita la propia creatividad y tus juegos infantiles. Hoy quiero reafirmar que yo fui una niña buena que sobrevivió, y puedo decir que mi YO ADULTA es muy creativa. Y tuve que superar muchísimos sufrimientos. Lloré. Yo fui una niña buena que supo acompañarse de buenos terapeutas y crecer. Aquí y ahora, como YO ADULTA, te libero de todo ello: deja ir las memorias de enfermedad, te pido que sanes. Perdóname por haberte ignorado. Lo siento por mantener memorias de dolor, con mucho amor le pido a la Divinidad que las transmute en luz y amor, que limpie y borre todo el llanto, dolor, abandono y tristezas que hay en ti, mi YO NIÑA. Te amo y te libero de ser una niña buena. Tú, mi YO NIÑA, no necesitas ser una “niña buena”, porque los niños son niños. Y las niñas no son buenas ni malas. Y desde que naciste sé que eres una niña mágica, maravillosa e irrepetible, como cada niño/a que nace, tú solo tienes el derecho a ser tú. Te reconozco y eres la YO NIÑA pequeña que vive en mi corazón. Tú me has enseñado a vivir mis emociones buenas, malas, acertadas y desacertadas. Sé que para ti no existen las palabras “bueno” y “malo”, ni siquiera las expresiones “portarse bien” o “portarse mal”. Necesitas saber cómo ya te lo he explicado, que cada persona actúa lo mejor que puede. Y que todos tus actos son de YO NIÑA y tienes derecho a enfadarte, a estar triste, a estar contenta, nerviosa, a tener miedo, a ser feliz… pues todas tus emociones son válidas, te ayudan a avanzar en tu camino y a crecer. Tengo la certeza que mis padres están gustosos de acompañarte cada vez que nos necesites. Perdóname. YO FUI UNA “NIÑA BUENA”Y OBEDIENTE. TE LIBERO DE TENER QUE SERLO PORQUE NO ES SANO.

Como tu YO ADULTA que soy, te amaré siempre y defenderé tu libertad.



Deja tus comentarios aquí: