Ceder sin renunciar

Estar en una relación implica entrega, apoyo, sentimientos, compromiso, compartir, disfrutar junto a otro cada momento de la vida, pero también significa negociar, ceder, aprender a aceptar esas cosas que quizás no te gustan tanto. Es así como podrás ir ajustando hasta encontrar el punto medio para llevar de la mejor manera tu relación.

Sin embargo, hay cosas que no debes dejar de lado, porque a pesar de ser una pareja, hay cosas que como individuo tienes derecho a conservar, así como otras que debes aprender a manejar. Una de ellas es decidir ciertas cosas por ti mismo: no puedes estar siempre complaciendo a los demás ya que hay cosas que te afectan a ti directamente; mientras mejor y más feliz te sientas con una decisión, algún cambio, alguna manera de manejar cierta situación, mejor podrás estar para compartir con el otro. No debes tener la obligación a renunciar a tus principios y a hacer las cosas que te gustan, así que ten tacto, pero también firmeza, para exponer tus razones.

No dejes que el miedo o las razones del otro te intimiden para avanzar, cambiar, experimentar. Ambos tienen derecho a probar cosas nuevas; pudieran beneficiar a ambos, o cualquier fracaso siempre es tiene una lección por aprender. Al final, la vida se trata de crecer, y si puedes tener a alguien a tu lado que te dé un espacio para intentarlo, mucho mejor.

Para ello es bueno desarrollar la capacidad de escuchar al otro y aprender a explicar tus sentimientos; será clave a la hora de discutir puntos importantes o diferencias que surjan. Haz escuchar tu voz, pero consciente de que vas a tener que hacer lo mismo cuando sea necesario.

Aprende a demostrar tu amor y tus sentimientos de la manera en que te sientas más cómodo. Que no sean impuestas formas o protocolos por parte del otro, sino dejar que fluyan de manera natural. Aprende a disfrutar cada momento que te haga feliz y te llene de satisfacción, procura darle un espacio para compartir tus triunfos. Pero también celebra aquellos que tu pareja tenga.

Es importante que, a pesar de comenzar una nueva etapa de tu vida, no dejes de lado esas relaciones importantes para ti. Ya no podrás dedicarle el mismo tiempo, pero siempre saca un rato para estar con tus amigos, tus familiares. Integra a tu pareja con ellos y no se nieguen la posibilidad de disfrutar de un buen momento juntos. Lo que deben evitar es que terceras personas influyan en todo aquello que debe ser discutido solo por ustedes.

Si ya han hecho todos los ajustes necesarios, cada uno se ha asegurado un espacio en la relación y puedes sentir tranquilidad ante los retos que impone compartir con alguien, entonces es un buen indicio que tu relación vive un buen momento y está bien encaminada. Recuerda que tienes al lado a una persona valiosa, que ha decidido estar contigo a partir de ahora y que también tiene necesidades emocionales.



Deja tus comentarios aquí: