Celebrar en grande con los más pequeños

La llegada de un nuevo año es una oportunidad para festejar el tiempo que pasó y las promesas del futuro. Sin embargo, cuando hay hijos en el panorama y la intención es que también disfruten, hay actividades sencillas que podemos incorporar a la velada para hacer que la ocasión sea inolvidable también para ellos. Probablemente al practicarlas, los adultos dejaremos salir a nuestro niño interior y nos divertiremos tanto o incluso más que nuestros pequeños.

Aquí algunas ideas para una fiesta de Año Nuevo a prueba de niños:

  • Vean videos y fotos del año que pasó: con lo increíblemente sofisticados que son hoy en día los teléfonos celulares es mucho más fácil hacer videos caseros. Este es un momento perfecto para volverlos a ver en familia: los actos en el colegio, el día en que nació el hermanito, el cumpleaños del pequeño, etcétera.
  • Hagan un countdown (cuenta atrás) con globos. Inflar varios globos, escribirles con marcador las distintas horas desde que empieza la celebración hasta que se llega a las 12am y pegarlos a la pared o amarrarlos. Luego pedirle a los pequeños cada hora que exploten un globo. No sólo les fascinará si no que además les ayudará a entender el concepto de tiempo, que para los niños es más difícil. Para hacerlo más entretenido se pueden escribir papelitos con diferentes juegos o actividades e insertarlos en cada uno de los globos.
  • Tengan una “hora loca”. Así como si se tratara del cotillón de un matrimonio –e incluso se pueden usar accesorios recopilados en otras fiestas– usen sombreros, lentes oscuros, boas de plumas, maracas, pitos o similares, pongan la música a todo volumen y bailen.
  • Creen una “cápsula del tiempo”. Aunque es una costumbre más que nada estadounidense, no deja de ser una buena idea. Busquen fotos impresas, cartas, tarjetas y demás recuerdos del año que pasó, métanlas en una caja (puede ser también una lata de galletas o cualquier tipo de recipiente cerrado), ábranla el próximo año y observen cómo han crecido todos –física y emocionalmente.
  • Cocinen una torta de la buena suerte. Se trata de una tradición Griega y de otros países de Europa (en España se le conoce como Roscón de Reyes) que puede ser muy divertida. Durante el día, preparen juntos una torta y en el interior de la mezcla coloquen un moneda o algún dije. En la noche, después de la cena, píquenla. La persona que se quede con el obsequio se cree que tendrá buena suerte.
  • Planeen un brindis apto para menores. Además del espumante para los adultos, es una buena idea incluir alguna bebida que los más pequeños puedan tomar, algún jugo o limonada con granadina en una copa plástica, o incluso leche con galletas. Cuando sean las 12 (o antes de que nuestros hijos se vayan a la cama) invitémoslos a brindar con nosotros.

Para estas y otras ideas que facilitarán tu vida como mamá (o papá) sigue en Twitter, los viernes a las 6:30 pm, el hashtag #TandaCreativa. 

 



Deja tus comentarios aquí: