Cerrando el duelo

Hace casi dos años que mi mama falleció, no ha sido fácil llevar el proceso de duelo, sin embargo he podido continuar sobre todo con la ayuda de mi familia y mis amigos.

Mi médico me dijo en su momento que el proceso de duelo no tenía tiempo, que dura tanto como la persona lo necesite, además he aprendido que cada persona lo vive de manera diferente y depende mucho de la relación que se tenía con la persona que ya no está físicamente.

Una de las cosas que más me ha ayudado a llevar este proceso, y debo destacar que, se ha unido a otras pérdidas importantes, ha sido recordar a mi madre alegremente, pues ella era muy divertida, le gustaba bailar, cantar, contar chistes, también era una mujer de tradiciones y nos dejó muchas enseñanzas.

Hoy en día siento que este proceso está cerrando y no es que no extrañe a mi mamá, y a veces no llore, es solo que ahora río más al recordarla y siento que siempre está conmigo, basta con mirarme al espejo y eso me hace sentir bien.

Han sido importantes dentro de este paso el silencio, la meditación, las lágrimas, la aceptación y el desapego. Walter Riso dice que el desapego hace que tengamos otra visión y encontremos nuestra riqueza interior aun cuando personas dejen de estar en nuestras vidas o las circunstancias a las que nos habíamos acostumbrado cambien.

Si yo encontré el recurso para conectarme con los recuerdos y la riqueza de esos momentos que me dejó mi madre y continuar creciendo, todos podemos conseguirla.

Es una realidad que la vida continua y se trata de generar otros objetivos pero eso sí,  pasando por todas las etapas del duelo y viviendo cada una de ellas completamente y crecer como ser humano.

Arriba les comparto el tema: Marinero de Luces interpretado por Isabel Pantoja, a mi madre le fascinaba, cuando deseo recordarla con intensidad lo escucho.

“La vida es un eterno dejar ir. Solamente con las manos vacías podrás agarrar algo nuevo.” Anónimo



Deja tus comentarios aquí: