Cerrando ventanitas

A veces queremos hacer muchas cosas al mismo tiempo, sentimos que el tiempo no nos alcanza, o que no lo estamos aprovechando como deberíamos. Esto hace que tengamos la mente llena de pensamientos, que van y vienen, planes sin completar, metas sin alcanzar, muchas reuniones, citas o cosas que hacer pendientes que nunca logramos concretar.

De esa forma, no vemos a los amigos, no visitamos nunca a los abuelos, no tomamos vacaciones, no hacemos el diplomado que tanto queremos, no vemos la peli taquillera, nunca nos tomamos el café con aquella amiga que hace años no podemos ver y todo porque queremos hacer miles de cosas a la vez o tal vez una (trabajar todo el día).

Los quiero invitar, si es que están en el caso, a cerrar esas ventanitas y a definir. Pero, ¿cómo haremos eso? Pues resulta muy fácil, lo primero es organizarse y dar prioridad, así como lo hacemos en el trabajo para que rinda el día, así lo haremos pero con la vida.

Organizarnos nos permite ser más efectivos, productivos y lo mejor de todo, nos hace sentir satisfechos. Y de paso eliminaremos las célebres frases: «me falta tiempo» o «no tengo tiempo para»… Lo que necesitamos es aprovechar el tiempo ¡tic, tac!

Cada uno de nosotros necesita administrar el tiempo, no solo de acuerdo a nuestras necesidades, sino también según nuestra forma de ser, lo que es bueno para uno, no es siempre lo mejor para los demás.

1390724_701959486482130_478996832_nPara distribuir mejor nuestro tiempo, debemos ser honestos con nosotros mismos y conocernos,  ya que reconocer nuestros valores y creencias personales nos permite tomar mejores decisiones y de esa manera cuando distribuimos nuestro tiempo lo hacemos con mayor conciencia.

Por ejemplo si lo más importante para ti es tu familia, pero te vas al trabajo muy temprano y regresas muy tarde y no puedes estar el tiempo que deseas con ellos, debes empezar por redefinir lo que es realmente más importante para ti y hacerlo de acuerdo a tus valores y necesidades reales. A veces somos víctimas de las circunstancias.

El tiempo pasado no podemos recuperarlo, el único tiempo real con el que contamos y en el que podemos hacer lo que necesitamos, es el tiempo presente y aunque suene trillado, es una trillada verdad.

Administrar el tiempo no quiere decir que debamos hacer cambios en él, significa hacer cambios en nosotros: en nuestras actividades, prioridades y expectativas.



Deja tus comentarios aquí: