Cinco remedios para los kilos de Navidad

Las vacaciones navideñas parecen crear el ambiente engordante perfecto: muchas ocasiones para comer en exceso, comidas súper calóricas, poco ejercicio, y trasnochos. Es normal que arranquemos el año con unos cuantos gramos de más. Tal vez no sean muchos, pero lo que muestran las investigaciones es que el peso que se gana en las vacaciones de Navidad no se pierde en el transcurso de los 10 meses siguientes. Y de medio kilo en medio kilo cada año…

A estas alturas “lo hecho, hecho está” pero eso no significa que tengas que resignarte a hacer amistad con esos kilitos recién adquiridos. Por eso, te dejo a continuación mis cinco remedios post-navideños para reparar desastres alimenticios en tiempo récord:

  1. Bebe este líquido. ¿Adivinas cuál? Sí, agua pura y cristalina. Comienza por cambiar tus bebidas progresivamente por agua, tés e infusiones (sin azúcar, por favor). No se trata de que no tengan calorías, más bien se trata de purificar tu cuerpo del exceso de azúcar y sustancias artificiales que hay en las otras bebidas. ¿Un tip adicional? Bebe un vaso de agua al despertar.
  2. Agrega color a tus platos. No te hagas la vida imposible tratando de no comer pan o pasta. Más bien concéntrate en agregar a tus platos lo que seguramente les está faltando: verduras. Cómelas lo más variadas que puedas, de muchos colores, crudas o cocidas. Eso sí, cómpralas frescas o congeladas, pero preferiblemente de temporada y sin ningún ingrediente añadido. Ya podrás tú luego agregarles especias y su toquecito de aceite de oliva extra virgen para darles un sabor natural, auténtico y saludable.
  3. Que no falte esto en cada comida. Y ahora me refiero a las proteínas. Son saciantes y ayudan a preservar y fortalecer tus músculos. Además, te harán quemar más grasa, más rápidamente. Asegúrate de incluir alguna fuente de proteína en cada una de tus comidas. Las que yo recomiendo son carnes de res o ternera, aves, huevos (enteros), leguminosas, y yogurt y quesos de preferencia orgánicos. También puedes usar frutos secos como fuente de proteínas.
  4. Muévete, pero no demasiado. Aunque suene contradictorio, hacer ejercicio por más tiempo no garantiza que adelgazarás más. Es más bien al contrario: realiza sesiones de ejercicio cortas, pero intensas. Apenas 5 minutos son necesarios para encender el potencial quemagrasa de tu cuerpo, siempre y cuando te exijas lo suficiente, como con los ejercicios por intervalos de alta intensidad. Usa tu propio cuerpo y sacúdete un poco cada mañana. Ya me agradecerás por lo bien que te vas a sentir.
  5. Y lo más importante… sé feliz. Tan simple como eso. Ser feliz te ayudará a perder esos kilos de más. Regálate a diario unos minutos para relajarte y pensar en cosas agradables, o simplemente disfrutar del momento, respirando profundo. Eso equilibrará tus hormonas y bajará tus niveles de estrés (¡el estrés engorda!). Cuando aprendes a ser feliz con tu cuerpo, se hace mucho más fácil cuidarlo comiendo los alimentos que necesita y evitando lo que sabes que te hace daño.

Así que ya sabes, aprovecha la motivación del año nuevo que comienza para que renueves energías y desintoxiques alma y cuerpo con mis cinco remedios post-navideños. Implementa cada uno a tu propio ritmo, y verás cómo en algunas semanas no sólo los kilos navideños se habrán desvanecido, sino que tendrás más energía y mejor estado de ánimo. Buena manera de comenzar el año ¿no? 😉



Deja tus comentarios aquí: