Claves importantes sobre la depresión

Muchos de nosotros -en algún momento de la vida- hemos pasado por momentos difíciles que han afectado nuestro estado de ánimo de forma negativa y nos han llenado de un sentimiento de pesadumbre casi permanente. Estas situaciones podrían desencadenar en un trastorno depresivo.

Lo primero que hay que tomar en cuenta es que la depresión va más allá de una tristeza pasajera. Según la definición de la Real Academia Española, este síndrome conlleva a la inhibición de las funciones psíquicas y, en algunos casos, genera trastornos en el sistema nervioso.

El trastorno depresivo, como indican en el portal web Psicomédica, afecta el cerebro, el ánimo, la autoestima, la manera de pensar, comer y dormir. Sus causas pueden obedecer a factores bioquímicos, herencia, situaciones estresantes y demás. Desde un evento traumático como la pérdida de un ser querido, el deterioro de las relaciones interpersonales o un problema financiero pueden ser causantes de una depresión.

Los síntomas de la depresión varían dependiendo de la persona, pero estas son algunas de sus características principales:

  • Cambios en los hábitos alimenticios y variación en el peso corporal.

  • Sentimientos de ansiedad, desesperanza, culpa o pesimismo.

  • Baja autoestima. Tendencia a sentirse inútil.

  • Dificultad para conciliar el sueño o, al contrario, mucha somnolencia.

  • Fatiga y falta de energía.

  • Irritabilidad constante.

  • Falta de concentración.

  • Incapacidad para concentrarse.

  • Sentimientos de soledad, amargura, desesperanza.

  • Disminución del apetito sexual y falta de interés en antiguos pasatiempos.

No existen fórmulas mágicas para acabar con la depresión. Sin embargo, tenemos para ti algunos tips que pueden ayudarte a evitar o disminuir los efectos de este trastorno:

  • Crea una rutina de ejercicios: 20 minutos diarios de ejercicios pueden ser suficientes para prevenir la depresión. Un estudio realizado en la Universidad de Texas (EE.UU) y publicado en Journal of Clinical Psychiatry en 2011, indicó que la práctica de la actividad física durante media hora diaria o, por lo menos, tres días por semana, puede ser tan eficaz como un psicofármaco para casi la mitad de los pacientes con depresión moderada. Desde ir a caminar, correr o montar bicicleta puede ser muy útil.

  • Duerme el tiempo suficiente: Muchos investigadores indican que la cantidad de tiempo más apropiada para dormir es de 8 horas. Ni más ni menos. Sin embargo, distintos estudios explican que la sensación de descanso depende de cada persona, porque cada organismo es distinto. Duerme el tiempo que creas necesario para reponer tu energía, sin caer en los excesos.

  • Haz lo que te gusta: Siempre hay tiempo para el entretenimiento y el ocio. Destina un espacio en tu agenda para hacer actividades que te gustan. Si disfrutas al pintar, escribir, ir al cine o al teatro, ¡aprovecha! Será una buena técnica para olvidarte por un momento de tus problemas y salir de la rutina.

  • Evita el consumo de alcohol: Si sientes que alguna situación en tu vida se está saliendo de control, el alcohol no resolverá los problemas. Al contrario, podría generar un estado de dependencia que traería consecuencias muchísimo más graves para tu  salud.

Si luego de analizar tu situación y discutir sobre el tema con algún amigo o familiar identificas que sufres de un trastorno de depresión, no debes desesperarte ni mucho menos automedicarte. Acude a un psicólogo o psiquiatra de confianza para que te indique los lineamientos que te permitirán solventar la situación de la manera más apropiada.



Deja tus comentarios aquí: