Coaching ejecutivo: Fortalezas y oportunidades

El coaching ejecutivo representa una respuesta de las evoluciones sociales y organizacionales contemporáneas. A pesar de ser una profesión con falta de reglamentación, somos testigos de un proceso de profesionalización importante. El mercado del coaching contiene fuertes retos económicos y humanos, pero también numerosas incertidumbres. Si aplicamos la famosísima matriz F.O.D.A. a nuestra profesión, podemos darnos cuenta rápidamente que los numerosos retos que debemos enfrentar nos prometen un futuro apasionante, siempre y cuando seamos capaces de seguir proponiendo y aplicando reglas y normas.

Fortaleza: Si el mundo es complejo, el coaching ofrece comprensión

“En el saber de nuestro tiempo, se nos quedó afuera el alma” dice Julio Olalla. En un mundo cada día más complejo, donde el individuo está en una búsqueda permanente del sentido de su propia existencia, el coaching ofrece una metodología concreta para permitir a cada uno conectarse con lo que representa lo esencial para él. Y si estamos tan preocupados por tener una vida mejor que nos olvidamos de la buena vida, el coaching tiene esa capacidad maravillosa de enfocarnos en lo que realmente es importante para nosotros, olvidándonos de los problemas fútiles que a veces pueden contaminar nuestro día a día. Nos permite también dejar de concebirnos como individuos aislados, para darnos cuenta que “yo soy” en la medida que “tú eres”.

Para las empresas, el mundo moderno propone nuevos retos. Solo sobreviven y crecen los que son capaces de adaptarse. El coaching ejecutivo es capaz de solucionar problemas coyunturales y estructurales a partir de técnicas que son a la vez: concretas, sencillas, rápidas y altamente impactantes. En pocos años, se impuso como uno de los asesoramientos más exitosos y buscados del mundo empresarial. Tanto que ha alcanzado un gran auge como arma competitiva en el sector empresarial internacional en las últimas décadas.

Oportunidad: Las carencias empresariales abren nuevos mercados

Los resultados obtenidos convirtieron al coaching en la solución ideal para cualquier empresa preocupada de obtener a la vez mejores resultados e incremento del bienestar de su personal. Las empresas en una búsqueda constante de alternativas que faciliten mejorar los procesos y las actividades organizacionales, así como, solventar situaciones que estén generando problemas, las ha llevado a dirigir su atención a otras esferas. La multiplicación de los diagnósticos y de los análisis de carencias de las empresas, demostró de qué manera el coaching era capaz de ofrecer las soluciones necesarias a las empresas deseosas de superación. Según, Daniel Goleman, un 70% de los fracasos empresariales suceden por falta de comunicación. Según Stephen Covey , solo un 15% de los gerentes norte-americanos pueden identificar con claridad las metas más importantes de su empresa, cuando solo un 19% de los gerentes norte-americanos se sienten motivados por las metas más importantes de su empresa. También según Covey, un 51% de los gerentes norte-americanos no entienden lo que tienen que hacer para ayudar la empresa a lograr sus metas, y dedican solo un 49% de su tiempo laboral a sus metas más importantes.

En Venezuela, cuando se le pregunta a las grandes empresas ¿Cuáles son los grandes retos que mueven a sus negocios hacia el futuro? Contestan 1) Educar para generar riquezas, 2) Apoyar el emprendimiento, 3) Sustituir la supervivencia por la competitividad. Tres retos de los cuales no podemos quedar afuera. Tres retos en los cuales tenemos cosas que dar, respuestas que entregar. Tales cifras, más allá, de lo impactante que son, demuestran la amplitud de la tarea de los profesionales del coaching, pero también cuán inmenso es el campo de los posibles. 



Deja tus comentarios aquí: