Coaching, herramienta poderosa para avanzar en tu vida

Coaching, herramienta poderosa para avanzar en tu vida

Hace tiempo que venimos escuchando hablar del coaching. El término resulta familiar y a su vez confuso; lo percibo cuando digo que trabajo como coach. Como profesional de esta excepcional carrera desde hace aproximadamente 14 años, he visto cómo los coaches pasamos de ser desconocidos a escuchar desde hace poco decir que hay coaches hasta en la sopa. Frases que muchas veces me dejan la puerta abierta para compartir y dar a conocer el trabajo que hacemos y contar por qué se ha convertido en este siglo en una herramienta para impulsar el desarrollo del potencial humano.

Me resulta interesante ser parte y testigo del desarrollo de una profesión relativamente nueva, y cómo a través de estos años su expansión ha alcanzado distintos ámbitos. Su nombre en inglés, coaching, que significa entrenamiento en español lo hace flexible para ser utilizado, sobre todo, porque en su concepto está implícito el acompañamiento a otros para que logren un resultado.

A pesar de que ahora se habla más del coaching que hace unos años atrás, a la gente le sigue costando comprender qué es y para qué sirve. Por esta razón, me parece pertinente compartir a través de este post el alcance que tiene y lo que se puede conseguir con su aplicación. Si bien el término surge en Estados Unidos y su modelo ha sido exportado por los alcances que ha tenido tanto en el deporte como en las empresas hasta llegar a casi universalizarse, ahora es responsabilidad de quienes llevamos tiempo trabajando contextualizarlo.

Una cosa dejo clara: cualquier definición que se pueda dar del coaching quedará pequeña comparado con vivir la experiencia, porque siempre será más que eso. El coaching, más que explicarlo, hay que vivirlo. Lo cierto es que podemos acercarnos a su definición diciendo que es un proceso que si estás mal te lleva a estar bien, y de bien a mejor; y si deseas seguir mejorando, pasarás a lo extraordinario.

Solucionar problemas; aumentar el poder personal; hacer cambios; desarrollar y fortalecer habilidades; determinar metas; conseguir objetivos; ganar confianza; vivir con un propósito y sentido; mejorar las habilidades sociales; desarrollar liderazgo; gestionar mejor las emociones, y todos aquellos temas que estén relacionados con el desarrollo y bienestar personal. Son infinitas las razones que nos pueden mover a los seres humanos para sentirnos mejor o reinventarnos; es propio de nuestra esencia que siempre nos mantiene en la delgada línea entre la certeza y la búsqueda de la seguridad y la incertidumbre y la necesidad de conocer cosas nuevas. Acostumbrados a lo que somos casi sin darnos cuenta, a aprender a vivir con aquello que nos incomoda y/o buscar experiencias que nos inspiren o muevan de las rutinas que han llevado al desgaste y cansancio.

Independientemente de las razones que subyacen en cada uno de nosotros y que impulsan a la transformación o a la búsqueda de la felicidad, lo real es que las posibilidades que nos habitan son infinitas. Quizás algunos nunca las lleguen a descubrir, pero quienes decidan comprometerse con su evolución, pasar de un estado mejor que el estado en el que se encuentran descubrirán sus talentos, capacidades y habilidades. Todos estos son recursos internos a su alcance y al anclarse en ellos, fortalecerlos y utilizarlos, los transformarán para pasar a un siguiente nivel en sus vidas. Tener la osadía de deshacerse de las creencias limitantes, hábitos negativos que obstaculizan el avance, así como también poner orden a situaciones inconclusas del pasado y clarificar las metas del futuro para progresar en una ruta que los lleve a lograr las cosas que quieren. Equilibrar y tener la congruencia entre lo que se quiere, se piensa, se dice y se hace. Esto indudablemente lleva a un resultado de bienestar y realización personal. Esto se consigue en un proceso de coaching basado en una metodología de trabajo con la que encuentras tus propias respuestas y el enfoque para que tu mente y tu cuerpo te conduzcan efectivamente

Un coach no va delante de ti para guiarte, está junto a ti acompañándote para recordarte en todo momento el camino que has decidido emprender; te ayuda a descubrirte y mantener el enfoque en conseguir lo que te has planteado. Un coach te impulsa a sacar lo mejor de ti.

Si las personas reflexionaran más sobre sus capacidades, talentos y habilidades desarrolladas, de las que no son conscientes, lograrían aún más cosas. El punto es que somos programables para bien y para mal, porque dentro de nosotros reside lo que nos limita, pero también nuestro potencial. La buena noticia es que podemos desprogramarnos y adquirir nuevos programas que nos ayuden a construir una vida más en consonancia con lo que deseamos.

El coaching aporta un excepcional método de trabajo para quienes deciden vivir un proceso de inmersión cuyos cambios son sustanciales y permanentes. Es fundamental contar con la experiencia y trayectoria, pero sobre todo con la seriedad y responsabilidad del coach para realizar su trabajo. Esto es imprescindible porque, como mencionaba al principio, actualmente en casi todos los ámbitos se usa la palabra coaching, y eso ha influido obviamente en su difusión, pero también en un inentendible campo de acción. Si quieres avanzar en todas las áreas de tu vida, céntrate en el life coaching que en español se traduce entrenamiento de vida. Es en lo que me he especializado, expandes tu ser y consigues extraordinarios resultados en tu vida personal y profesional en equilibrio y bienestar.

Confiando que mi post aclare las ideas que se puedan tener acerca del coaching y que sea entendida como una herramienta poderosa de cambio y para avanzar en la vida, te dejo el mensaje y la reflexión de que todos necesitamos experimentarlo, aunque sea una vez para no dejar mucho tiempo dormido todo nuestro potencial.



Deja tus comentarios aquí: