Coaching para solteros que sufren por no tener pareja

El sentimiento de soledad que viven aquellas personas solteras que desearían tener pareja puede limitar el potencial de felicidad. El primer paso para superar este dolor interior es aceptarlo y comprenderlo en toda su esencia para, a partir de allí, intentar cambiar la perspectiva. Por ejemplo, si estás pasando por este dolor, intenta enfocarte en el lado positivo de no tener un compromiso estable.

La propia felicidad también parte de un aprendizaje personal que todo ser humano debe asumir al margen de su situación sentimental. La vida no va a ser en cada momento tal y como habías planeado en todos los detalles. Sin embargo, eso no es excusa para que no disfrutes de este viaje. La felicidad es una vivencia que trasciende incluso a las propias circunstancias, puesto que depende más de una actitud interior.

Evidentemente, para desarrollar esta actitud es fundamental alimentar el corazón con momentos de amistad, valores de bondad, frases bonitas de amor, metas personales, viajes y vida. Es decir, a veces, las personas que están solteras y sufren por ello observan su vida como si fuese menos bonita por el hecho de no tener un compañero sentimental.

Esta es una creencia equivocada que conviene revisar, ya que en esta situación, el verdadero sufrimiento no depende tanto de las circunstancias externas, sino de ese diálogo interior negativo que genera un lastre en el alma del protagonista.

Vivimos en una sociedad que con mucha frecuencia nos envía mensajes sobre la felicidad con una visión reduccionista a través de tantos estereotipos románticos marcados por las canciones de amor y las películas con final de cuento de hadas. Sin embargo, la verdadera felicidad surge de la conciencia de saber que el primer paso para estar en armonía con la meta de la felicidad es sentirte bien contigo.

Si sufres por no tener pareja, intenta no obsesionarte con este tema.

No visualices tu futuro de un modo negativo e intenta tener una actitud optimista en tus citas; pero no cometas ese error tan humano de poner tu felicidad a la espera de tener pareja porque mientras tanto, la vida pasa como si fuese nada.



Deja tus comentarios aquí: