Combate el bajón a la hora del burro

Combate el bajón a la hora del burro

Cerca de las 2 y 3 de la tarde pasa un fenómeno que parece contagiar a todos: nos quedamos sin energía y solo provoca estar en nuestra cama para dormir. La llamada hora del burro (siesta del carnero, siesta del canónigo, siesta del obrero, entre otros nombres) no es solo una tradición profundamente arraigada en España, sino que tiene un explicación científica. Justo después del almuerzo, ocurre un descenso de la sangre desde el sistema nervioso al digestivo que ocasiona la somnolencia.

Por otro lado, algunos estudios muestran que alrededor de ocho horas después de levantarse, ocurre un bajón de energía en nuestro cuerpo. Además, en los trópicos, esa es el momento con mayor nivel de calor, por lo que aumenta la sensación de pesadez. Aunque tomar una siesta puede ser la respuesta perfecta, muchas veces no podemos tomarnos unos minutos para dormir, pero hay algunas soluciones para que puedas sobrevivir a ella. ¡La mejor noticia es que no tendrás que apelar a grandes cantidades de cafeína para conseguirlo!

El olor de los cítricos, de acuerdo a la aromaterapia, incide en tu estimulación mental y mejora tu estado de ánimo. Pelar una naranja será ideal a esta hora, no solo te sentirás mejor, sino que estarás consumiendo una buena dosis de Vitamina C. También puedes ir por una caminata, no tiene que ser muy larga e intensa para que puedas desconectarte un poco y recargarte. Está comprobado que una caminata mejora tu capacidad de concentración y reduce el estrés, mientras que hacerlo en un lugar natural tiene aún mayores beneficios relacionados con la disminución de sentimientos asociados con la depresión y otras enfermedades mentales.

Si no puedes hacer una caminata, al menos intenta alejarte de tu escritorio. Así sea en la misma oficina, recórrela un poco. Quizás te encuentres con otro compañero y puedan tener una divertida charla. Aprovecha este pequeño «paseo» e hidrátate, aunque te provoque más un refresco (bebida gaseosa), investigaciones sugieren que la deshidratación favorece la somnolencia (y también la necesitas para el correcto funcionamiento de tu cuerpo, sin excusas).

Seguro a esta hora estás todo torcido en tu silla, sin encontrar acomodo. ¡Ajusta tu postura! Un cuerpo erguido ayuda a subir los niveles de ánimo y aumenta la autoconfianza. Otra solución sencilla y al alcance de la mano es tomarte un break de tus proyectos, hojas de cálculos, gráficos, textos y diseños para hacer algo que te gusta: Puedes escuchar tu canción favorita con atención, mirar fotos deportivas o escribir un lindo mensaje a tus amigos. Estas actividades están conectadas con mejor humor y mayor productividad. Eso sí, que sean solo unos minutos, lo necesario para despejarte un poco y volver a tus tareas.

Pon en orden tus actividades para el resto de la tarde y define cómo harás para resolverlas de una manera más eficiente. Activar el pensamiento productivo es de utilidad para sacarse el sueño de encima y dedicarse a los pendientes. Si eres de los que le gusta la adrenalina, podrías hacer un contrarreloj de las cosas más urgentes por resolver, está demostrado que hacer «ráfagas» de trabajos de 90 minutos y tomarse un pequeño descanso antes de empezar la siguiente mantiene al cuerpo con buenos niveles de energía y motivación.



Deja tus comentarios aquí: