Come pan, pierde peso y destruye los mitos

¿Perder peso comiendo pan? Puede sonar demasiado bueno para ser cierto, pero según el Dr. Félix Gómez-Guillamón, experto en nutrición del Hospital de Marbella, los mitos en torno al pan lo han estigmatizado al punto de que aparece en el primer lugar de los alimentos a eliminar a la hora de las dietas. Pero en realidad el pan es un excelente alimento, claro está, según el tipo y cantidad (lo siento, pero casi todo tiene sus “peros” en esta vida).

Todo pan es rico en carbohidratos, sobre todo glucosa, pero además contiene micro y macro nutrientes importantes para nuestro organismo. «La mala fama del pan proviene porque nos hace retener líquido». Explica el Dr. Gómez Guillamón autor del libro Adelgace comiendo pan. ¿La razón? Por cada gramo de glucógeno acumulados en nuestro cuerpo se suman otros dos gramos de agua, así que cuando dejamos de comer pan, el organismo vacía esos depósitos buscando la energía de los glucógenos y arrastra el agua que traen consigo. Como consecuencia, «se pierde volumen y peso, pero no grasa, que es lo que define la obesidad».

¿Ya tienes excusa para comer todo el pan que quieras? Claro que no, sobre todo si te gusta untarlo con mantequilla. Lo que señala el Dr. Gómez Guillamón y otros nutricionistas es que los carbohidratos son necesarios en una dieta balanceada, especialmente los “complejos” que traen energía, fibra, vitaminas y minerales. ¿Dónde conseguirlos? En el pan integral, que si viene acompañado de semillas, resulta más nutritivo.

El pan engorda si comes mucho de una sola vez o si le agregas una grasa (ya ves porque debes limitar la mantequilla) pero no tiene que desaparecer de tu vida si quieres perder peso. La próxima vez que compres pan, deja a un lado los de harinas muy refinadas y lleva a casa aquellos con harina integral, o mejor, hechos con granos fermentados. Y si todavía extrañas una baguette, no te atormentes. Solo tienes que reducir la porción… remojarlo en el café.



Deja tus comentarios aquí: