Cómo comer frutas para bajar de peso

comer frutas para bajar de peso

Las frutas son nutritivas y supersaludables, y por supuesto que debes incluirlas en tu alimentación. Pero cuando se trata de bajar de peso, comer frutas de la forma incorrecta puede sabotear tu esfuerzo. Así que déjame contarte cómo comer frutas para bajar de peso a la vez que aprovechas todas sus cualidades.

Vamos a ver primero lo positivo: las frutas aportan fibra, agua, vitaminas, minerales, antioxidantes y fitonutrientes que te ayudarán a digerir mejor, tener la piel tersa, y prevenir el envejecimiento y enfermedades como el cáncer.

Pero las frutas tienen un pequeño problema: la fructosa.

La fructosa no es igual que el azúcar de mesa, y no estimula la secreción de insulina porque se procesa en el hígado, pero solo en pequeñas cantidades. Si comemos más de lo que procesamos, la fructosa se transforma en triglicéridos y aumenta el riesgo de enfermedades metabólicas, además de producir resistencia a la insulina.

Aunque la fructosa de la fruta es igual de mala que la fructosa que usan en los refrescos azucarados, la fibra y las otras sustancias beneficiosas presentes en la fruta entera ayudan a procesarla mejor. Es por esto que comer frutas sí es saludable, sobre todo cuando lo haces de la forma correcta.

Acá tienes las recomendaciones para comer frutas y adelgazar:

  1. Lo mejor es que incluyas frutas en tus comidas cada día, pero no demasiada. Yo recomiendo comer dos piezas de fruta al día si deseas bajar de peso.
  2. Algunas frutas tienen más fructosa que otras, pero de verdad no necesitas preocuparte por eso ¡come la fruta que te guste! Solo no comas demasiada. No creas que por comerte un plato enorme de ensalada de frutas estás haciendo una buena dieta, porque no es así.
  3. Tampoco sirve pasártela tomando batidos de fruta, porque la peor manera de consumir fructosa es en forma líquida. Un jugo de frutas tiene en tu cuerpo el mismo efecto que un refresco azucarado, incluso si lo preparas en casa. Come la fruta entera siempre para que aproveches la fibra y todos los demás nutrientes, en lugar de solo el azúcar.
  4. No importa la hora en que comas la fruta, ni tampoco importa si la comes sola, acompañada de algún otro alimento en una merienda, o como postre. Nada de eso afectará tu peso. Come tus dos porciones de fruta al día en los momentos que lo prefieras.
  5. Yo te recomiendo que uses la fruta como merienda, acompañada de alguna fuente de proteína y/o de grasas saludables. Por ejemplo, come una manzana con una cucharada de mantequilla de almendras, o un yogur con fresas y nueces, o un trozo de melón con jamón serrano. Comer la fruta así evitará que quieras comer otras cosas menos saludables entre comidas y te permitirá aprovechar todos sus nutrientes.


Deja tus comentarios aquí: