Comer y ser feliz: Claves para reconocer cómo la comida puede hacernos sentir en paz

Muchos de nosotros asociamos la relación entre lo que comemos y nuestras emociones con problemas alimenticios, ansiedad, obesidad y un sin fin de calificativos negativos.

Hasta hace poco, la mayoría de los artículos sobre el tema relacionaban la tristeza con un deseo incontenible de asaltar la nevera o devorar cuanta comida chatarra tuviésemos por delante. Y aunque es cierto que podemos establecer la relación entre alimentación y sentimientos de esa forma, también podemos hacerlo de forma mucho más constructiva.

La chef Delia Arenas se ha dedicado en los últimos años a entender la relación entre lo que comemos y cómo nos sentimos, encontrando que efectivamente ésta puede llegar a ser muy positiva para nosotros, si entendemos cuáles son los alimentos que mejor nos pueden ayudar a superar la tristeza y aprendemos a combinarlos para crear menús que nos hagan sentir mejor.

Para lograr entender esta relación entre lo que comemos y cómo afecta nuestras emociones lo primero que debemos saber es que hay alimentos que efectivamente pueden calmar la ansiedad y hacernos sentir en paz, porque contienen triptófano, un aminoácido que estimula la producción de serotonina, mejor conocida como el neurotransmisor de la felicidad. Alimentos como el pavo, la leche, las nueces, el maní, los huevos, las semillas de ajonjolí, el plátano, y el yogurt, entre otros, son considerados antidepresivos naturales que pueden hacernos sentir mejor.

También son fundamentales en la ecuación los alimentos que contienen Omega-3, magnesio, zinc y vitamina C, porque ayudan a sintetizar la serotonina, disminuyendo el estrés, la sensación de ansiedad y ayudándonos a dormir mejor. Alimentos como el salmón, la fresa, la naranja, el kiwi, las manzanas, cebollas, ajos y repollos, son complementos perfectos para una dieta diseñada para ser más felices.

A partir de estos hallazgos, Arenas nos propone una serie de recetas con las que esperamos crear un menú de la felicidad para cuatro personas. Para ello, comenzaremos con una entrada cargada de triptófano, sin duda, una forma refrescante de iniciar un delicioso almuerzo o cena, con la familia o con nuestros amigos:

Ensalada de rúcula, espinacas, nueces, merey, fresas, y queso de cabra con aderezo de yogurt

Ingredientes para el aderezo de yogurt:

  • 1 taza de yogurt natural, 2 cucharadas de miel, 2 cucharadas de jugo de limón, 2 cucharadas de jugo de naranja, 2 cucharadas de aceite de oliva, sal y pimienta recién molida, al gusto.

Ingredientes para la ensalada:

  • Rúcula (la cantidad que estimes necesaria), espinaca, ½ taza de nueces, ½ taza de merey, 8 unidades de fresas grandes, picadas en cuartos, 100 gr de queso de cabra fresco.

Preparación de la vinagreta de yogurt:

Colocar todos los ingredientes en un recipiente hondo pequeño. Mezclar con un batidor de mano hasta unir todos los ingredientes. Reservar en la nevera.

Preparación de la ensalada:

Lavar muy bien las hojas de espinaca, la rúcula y las fresas. Luego en un recipiente grande, mezclar la rúcula y la espinaca, e incorporar el resto de los ingredientes al momento de servir.

Bon appétit, a estar en paz y a ser feliz.



Deja tus comentarios aquí: