Comienza el 2015 óptimamente

Llega a tu máximo potencial con el acróstico de 14 estrategias para no procrastinar más

200284026-001.jpgHace un par de años con un amigo analizamos nuestros comportamientos mutuamente; al final en las conclusiones de nuestro análisis surgió la palabra procrastinación. Era la primera vez que aplicaba esta palabra a mi vida, así que decidimos investigar más al respecto y no solo eso, masificar la investigación a todos aquellos que necesitan cambiar su vida como nosotros. Dimos una conferencia hace un par de años; “Como dejar de procrastinar”, algunos fueron escépticos pensando que talvez era otro mal invento, otros asumieron su posición de aprendices de una nueva palabra y hoy en día han optimizado su vida en muchas áreas y aspectos en los que influye la procrastinación.

La procrastinación es una palabra compuesta, que proviene del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro; en otras palabras es la postergación o posposición, el hábito de retrasar actividades o situaciones, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables, es términos criollos es dejar para mañana todo lo que puedes hacer hoy.

Según el diccionario, este hábito es un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), físico (como el que se experimenta durante actos que requieren trabajo fuerte o ejercicio vigoroso) o intelectual.

El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. También puede ser un síntoma de un trastorno psicológico, como depresión o trastorno por déficit de atención con hiperactividad, convirtiéndose en un síndrome que evade el responsabilizarse posponiendo tareas a realizar y puede llevar al individuo a refugiarse en actividades ajenas a su cometido.

Todos tenemos un procrastinador en potencia dentro de nosotros, esperando sigilosamente salir a flote y volver un mar de problemas nuestra vida si no logramos asumir y entender la importancia de no postergar las cosas.

Algunos anhelarían aprender a decir que no, para llenarse de responsabilidades, otros anhelarían no desmotivarse tan fácilmente con las tareas que le son asignadas, otros anhelarías no estar “tan” enamorados para que no impida dejar a un lado sus responsabilidades.

En otras palabras, la procrastinación es un enemigo de tu productividad, además de ser un aliado de las complicaciones. Muchos anhelan descubrir la formula mágica de como dejar de hacerlo y como ser más productivos sin aplazar tareas ni postergar obligaciones, no hay una forma mágica para hacerlo, pero si hay muchas acciones que pueden emprender para dejar el hábito de procrastinar y entender que antes de empezar un asunto nuevo, debes detenerte y terminar los asuntos viejos.

hoy empiezoAprovecha este acróstico de la palabra; Procrastinación y optimiza tu vida.

  • Previene: Haz mantenimiento

Cada uno de nosotros sabe que áreas de nuestra vida no están bien. Nos conocemos. Te conoces a ti mismo y si averiguas por qué aplazas constantemente cierto tipo de tareas, podrás cambiar tus hábitos y emprender un mejor futuro. Evalúan constantemente que te desanima, evalúa tus metas, evalúa tu potencial, motivación, pasión y haz los correctivos necesarios.

  • Recompensa y premia

Muchas personas se motivan esperando obtener un premio o una recompensa por su trabajo. Cuando te recompensas por cada avance que lograste tu vida avanza y eres feliz al hacerlo, muchas personas se inscriben en concursos y actividades extra laborales solo por la emoción de los premios, esa adrenalina que liberamos al sentir que triunfamos

  • Oportunidad: Aprovecha el “Momentum”

Cada vez que hacemos algo que involucra a muchas personas crea un campo magnético que hace que todos estén pendientes de lo que haces, y hasta te evalúen y te pedirán cuentas espontaneamente. Haz que otros sepan lo que te propones hacer, comunica a las personas que más puedas que anhelas terminar un trabajo o actividad en una fecha límite, comparte la fecha con ellos y hazlos parte de tu reto personal, te verás [email protected] a terminarlo para que los demás no digan que no cumples lo que prometes o que no terminas las cosas que te propones, será un reto personal y social.

monica-jagaciak

  • Concéntrate

En mi casa mi perra solía ser un agente distractor en todo momento, hasta que descubrí que cada vez que me distraía era porque tenía hambre, sed o quería salir, así que ahora me ocupo de sus necesidades básicas con más frecuencia y le doy su paseo mañanero y ha dejado de ser tan insolente como lo era. En muchas oportunidades las cosas que nos distraen vienen acompañadas de responsabilidades que no hemos asumido o nos hemos hecho los de la vista gorda.

Para maximizar tu tiempo anota todo lo que te distrae y comprueba la cantidad de tiempo que pierdes diariamente por esas distracciones. Tomar conciencia de todas estas distracciones puede ayudar tu vida a seguir adelante sin impedimentos.

  • Redescúbrete

«Arte es muchas veces trabajo inacabado».

Redescubrirte es una manera apasionante para entenderte y ver qué es lo que te apasiona.

A veces exige una cierta dosis de imaginación. Como vimos, la procrastinación desaparece cuando la motivación es muy alta. Haz que la emoción sea tu aliada.

Descubre lo que te apasiona y emociona y concéntrate con esas emociones, no hay nada más maravilloso que hacer cosas que nos llenen de emoción. No dejaras para después nada que apasione y mucho menos que te llene de emoción.

  • Anímate

Tu ánimo es importante para tu rendimiento. Tu sabes cuál es el día que te sientes más [email protected] y funcionas mejor. No priorices metas que no alcanzaras en días que estas [email protected], terminaras [email protected] y [email protected] Cada mañana al despertar evalúa tu ánimo, es importante estar con el ánimo adecuado, de lo contrario comen zaras a posponer actividades y seguirás en el mismo lugar.

  • Sigue el tiempo

Anota en algún sitio qué tareas realizas cada día y cuánto tiempo has dedicado a cada una. Al anotar tu tiempo creas un compromiso interno que te hace ser más responsable con respecto a cómo lo utilizas.

  • Tómalo con calma

La liebre y la torga demuestra la fábula de la liebre que quiso tomar un descanso y olvido su carrera. Al igual que la liebre el procrastinador suele tomar esos tiempos de descanso. Déjame dormir 5 minutos más y no llegaste ese día a trabajar. Dame unos minutos para recuperar la concentración y no volviste a la reunión. Situaciones como esas se repiten y complican la vida.

Si evades tus responsabilidades actuales debe ser porque no te siente [email protected] Si odias tu trabajo actual tal vez renunciar al él y entrar en pánico sea lo único que te motive a conseguir uno nuevo. Dejar de procrastinar es aprender a tomar decisiones y actuar.

Toma con calma el trabajo o la situación y evita tomar pausas que te llevaran a aplazarte una y otra vez.

  • Imperfecciones; acéptalas

Muchas personas posponen las tareas porque creen que necesitan estar muy preparadas para poder hacerlas perfectas. No res [email protected] Tenemos miles de imperfecciones. No pases más tiempo buscando estrategias para que tu trabajo sea perfecto. Acéptate tal y como eres y entiende que aun siendo [email protected] lograrás terminar tu trabajo si te lo propones.

 

  • No hagas lo urgente y olvides y lo importante

castillo en nubesMuchas personas se olvidan de lo importante por atender urgencias que se presentan en el camino, otros olvidan el valor de una relación, familia o amistad solo por ser muy cuadrados al momento de hacer solo lo importante en su vida, y olvidan que un urgente dolor de estómago de su [email protected] realmente podría ser algo importante. El éxito de todo se llama equilibrio e integración; se trata de hacer todo lo que tenemos que hacer. El procrastinador es un buen político, habla mucho pero no hace nada. Mientras más fácil veas algo, más lo pospondrás, lavar la ropa no es importante así que lo aplazo hasta que no tengo que ponerme, sacar la basura se puede hacer cualquier día, así que solo la saco cuando los gusanos invaden mi casa, el aplazar cosas sencillas puede llevarte al fracaso y preocuparte mucho por las cosas sencillas puede hacer olvidarte de lo importante. Solo haz lo que tengas que hacer y hazlo.

  • Alégrate; Haz cosas que te gusten

La mayoría de veces postergamos nuestras oblaciones porque hacemos cosas que no nos gustan, somos improductivos en el trabajo porque tenemos un trabajo que no nos gusta, somos malos en la Universidad porque estudiamos una carrera universitaria que no nos gusta, y en general el no sentirnos bien con nosotros mismos hace que nada tenga sentido,

Generalmente la persona que posterga vive con ansiedad y se siente culpable, porque en el fondo el procrastinador sabe que lo que está haciendo para ignorar sus tareas y responsabilidades no tiene nada de sentido. Alégrate con lo que haces, haz lo que te guste y cada tarea te llene de alegría, eso te motivara a no postergar tus tares y te llenara de una sonrisa inigualable mientras las desarrollas. “Las personas éxitos sonríen así sea recogiendo la basura”.

  • Cosas Pequeñas es lo importante

“Nunca hay tiempo suficiente para hacerlo todo, pero siempre lo hay para aquello que es importante”.

Cuando vemos un problema, generalmente lo vemos muy grande, la mayoría de personas ve sus grandes obligaciones como grandes problemas a enfrentar y por ende no los disfruta a medida que los resuelve. Divide una gran tarea en pequeñas tareas de 45 a 50 minutos, si tienes una gran obligación puedes subdividirlas en varias tareas que puedas ir desarrollando durante el día o durante la semana. El saber que tus tareas son medibles y ejecutables te dará una sensación de descanso y te permitirá resolver todos los compromisos.

  • Inicia; Da el primer paso

«Gestionar bien el tiempo no es tanto una cuestión de utilizar bien el reloj, sino de utilizar bien la brújula».

Generalmente dar el primer paso nos llena de pánico, al igual que al bañarnos con agua fría, lo pensamos una y otra vez antes de meter las manos al agua. Si crees que tienes muchas cosas por hacer y no podrás hacerlas, da el primer paso. Sigue adelante y veras que nada te detendrá. Solo debes decir manos a la obra.

  • Optimízate: Establece Metas y evalúa los resultados

“Cada minuto que pasas planificando, te ahorrará al menos 10 minutos de tiempo ejecución”.

Establece tus metas por escrito, el hacerlo te llenera de valor creyendo que las puedes conseguir. Procura que tus metas sean altas para que te motiven, cada meta debe estar alineada con tu propósito de vida, cada meta debe ser específica, concreta y medible, además de tener plazos de ejecución; largas cortas o medianas.

Si haces que tú en tu mente se proyecte una imagen con el proyecto terminado, será mucho más fácil que lo consigas que si estás analizando las posibles complicaciones y los miedos que aparecerán. El tener metas medibles y alcanzables te ayudara a evaluar periódicamente cada uno de tus resultados.

  • Numeración; Establece Prioridades

“Un buen manejo del tiempo te da poder para controlar la secuencia de los eventos que ocurren”.

Generalmente tomamos una hoja y enumeramos nuestras tareas, hacemos una lista y creemos que el tener todo anotado ayudara que las cosas se resuelvan por si solas, pero generalmente termina el día o la semana con un lista de cosas si resolver lo que termina complicando todo aún más.

La lista de tareas puede ser la peor enemiga del procrastinador, si eres una persona que te gusta planificar tu vida, meterás en esa lista todo lo que anhelas hacer y colocaras hasta pintar la casa o bañar el perro, lo que hará tu lista algo inalcanzable y terminaras cayendo en el mismo hoyo de cosas sin realizar.

 @norbeyrodriguez
Comunicador-Coach-Teólogo
www.corpoleader.com


Deja tus comentarios aquí: