Comienza el día con una canción en tu corazón

Para comenzar el día, no hay nada mas fantástico y poderoso que alabar a Dios, nuestro Padre y creador. Bendecir cualquier tarea que emprendamos es importante para asegurar el éxito, así como dar testimonio de ello genera en nosotros la confianza y seguridad suficiente para afrontar el día. Por si fuera poco, esta actitud se traspasa hacia los demás, sirviendo de agentes multiplicadores y embajadores de su reino.

¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!

Canten al Señor un cántico nuevo,
alábenlo en la comunidad de los fieles.

Que se alegre Israel por su creador;
que se regocijen los hijos de Sión por su rey.
Que alaben su nombre con danzas;
que le canten salmos al son de la lira y el pandero.
Porque el Señor se complace en su pueblo;
a los humildes concede el honor de la victoria.
Que se alegren los fieles por su triunfo;
que aun en sus camas griten de júbilo.

Que broten de su garganta alabanzas a Dios,
y haya en sus manos una espada de dos filos

(Salmos 149:1-6)

Señor te alabo y agradezco porque me das dominio propio y una mente sana. Te agradezco porque no eres Dios de confusión sino de paz. Elijo la paz de este día.

Te pido derribar toda altivez que se levanta contra el conocimiento de ti y porque haces que todo pensamiento sea cautivo a la obediencia de Cristo.

Ayúdame a vestirme de la nueva persona que tu creaste. Agradezco porque distes alegría a mi corazón y hoy me visto con la vestidura de alabanza.

Anímate, buena alabanza, un cántico nuevo a Dios siempre abrirá puertas, limpiará tu corazón para que el Santo Espíritu de Dios consiga el mejor cobijo.



Deja tus comentarios aquí: