¿Cómo adaptarse al segundo embarazo con un bebé en casa?

Es muy común después del primer embarazo que la madre se sorprenda al recibir la noticia sobre la llegada de un nuevo bebé, sobre todo si aún estás amamantando, pues existe la creencia de que mientras lo haga no saldrá embarazada. Cuando la noticia llega así, inesperadamente, la madre no puede evitar sentirse sobresaltada por la incertidumbre. Cuando parece que nos estamos adaptando a las largas jornadas nocturnas, pensar en incorporar a esa rutina a un recién nacido resulta algo agobiante.

Si este es tu caso, déjame decirte que el panorama no es tan feo como parece. Yo pasé por esta experiencia y sobreviví  —cualquier mujer tiene la capacidad de hacerlo. Hoy recomiendo a las parejas tener un bebé tras el otro, si sus posibilidades económicas lo permiten. Aquí te dejo algunos consejos.

  • ¡Calma! Mafalda Antoni, pediatra puericultora, recomienda en primer lugar no agobiarse ante la noticia. Recuerda que tienes nueve meses para que tú, el bebé y tu pareja se adapten al nuevo miembro de la familia que viene en camino.
  • Amamantar o no amamantar. Esta decisión es tuya. Hay especialistas que recomiendan el destete y otros indican no hacerlo. Yo inicié el proceso de destete ya que no me imaginaba amamantando a dos bebés al mismo tiempo. Si optas por continuar con lactancia materna, esta y el nuevo embarazo son totalmente compatibles. Si tu opción es el destete, es importante que tengas en cuenta que no debes hacerlo bruscamente. Consulta a tu pediatra qué formula puedes dar al niño. Si tu bebé acostumbra dormirse con la teta de mamá, debes ser la primera en estar consciente que eso ya no será posible. En este sentido, la doctora Antoni asegura que para hacer un hábito se requieren tres días.
  • La siesta. Si hasta ahora tu bebé no dormía al mediodía, ahora debes introducir esta nueva rutina. Vienen días difíciles y el hábito del sueño en la tarde es importante.
  • Cuando cae la noche. Antes de ir a la cama, es recomendable bañar al pequeño, siempre a la misma hora. Luego darle una sesión de masajes con crema humectante, poner el pijama y ¡a descansar! Si practicas el colecho, debes considerar pasarlo a su cuna. No será un proceso fácil. Las noches serán más largas, pero debes mantenerte firme. La tormenta pronto pasará.
  • Paradas nocturnas. Al igual que el destete no debes quitar las paradas nocturnas de raíz. Sin embargo, considera reducir al máximo estos momentos. Cada bebé tiene su ritmo y nadie mejor que mamá para conocer los métodos más adecuados. En mi caso, reprogramé las noches de mi hija. ¿Cómo lo hice? Cada semana eliminaba la toma de un biberón, hasta llegar a un tetero por noche. Más cerca del parto inicié nuevamente el proceso y, a la llegada del nuevo bebé, la niña dormía toda la noche. Este mismo proceso aplica en el caso de que quieras eliminar el uso del pañal.
  • Tiempo de calidad. Aprovecha ahora el tiempo a solas con tu bebé. Dentro de unos meses la vida les va a cambiar mucho y es significativo que tu hijo/a sepa que es importante para ti. El hermano no será el “amiguito”, será su hermano y con las técnicas adecuadas puedes enseñarle a no pelearse. Adáptalo a las personas que se harán cargo de él cuando llegue el momento del parto. Busca ayuda en papá, los abuelos, tíos, tías o amigos cercanos. Delega funciones en ellos y trata en lo posible de no interferir mientras atienden sus necesidades, así el niño comprenderá que otros pueden hacerlo igual que mamá. Pronto será algo normal para él.
  • Cuestión de dos. La llegada de los hijos representa un nuevo reto para la pareja. El psicólogo Emmanuel Arzola plantea que si la pareja cree que la situación los sobrepasa, consideren la intervención de un especialista para afianzar puntos en común y en desacuerdo. Esto con la intención de evitar los conflictos.

Con un poco de organización y fuerza de voluntad, pronto estarán preparados como familia para recibir al nuevo bebé. ¡Felicidades!



Deja tus comentarios aquí: