¿Cómo combatir la onicofagia? (hábito de morderse las uñas)

¿Cómo combatir la onicofagia? (hábito de morderse las uñas)

Ciertamente, este es un hábito desagradable, no solo a nivel estético, sino que resulta incómodo para quien lo ve. Adicionalmente, tiene consecuencias para la salud porque en dedos y uñas se encuentran microrganismos, muchos de ellos patógenos que pueden generar infecciones al entrar en contacto con la boca. También se pueden producir daños irreparables en las mismas uñas, así como en dientes y encías.

Muchos de quienes lo padecen llegan incluso a no ser conscientes del dolor que pueden llegar a sentir mordiéndose. En casos extremos llegan a morderse también las uñas de los pies y la piel que rodea las uñas, incluso hasta sangrar.

¿Por qué pasa esto?

Ansiedad y estrés son factores comúnmente relacionados con este hábito. Morderse las uñas ese transforma en una vía para drenar esta emocionalidad.
• Traumas por experiencias dolorosas como separaciones de los padres, lesiones en la autoestima, sentimiento de culpa, donde incluso esta conducta puede tomar la forma de lesionarse, hacerse daño.

Sabemos que las manos representan un punto de contacto muy importante en la interacción social, y si las mismas están afectadas, con uñas mordidas y sangrantes, puede afectarse la relación con los demás y, por supuesto, la seguridad personal.

¿Cómo poner fin a este hábito?

1.Tomar conciencia del problema: Ignorarlo impide cualquier estrategia de solución. De igual manera, en este proceso de toma de conciencia es necesario estudiar las situaciones o momentos que activan principalmente la conducta, y, por supuesto, querer dejar ese mal hábito.
2. Evita situaciones y consumo de sustancias que alteren tu sistema nervioso: Como dijimos anteriormente, el nerviosismo y la ansiedad pueden ser detonadores de esta conducta por lo que se hace importante estar lo más relajado posible.
3. Genera experiencias desagradables: Existen productos para las uñas que generan mal sabor, incluso ciertos esmaltes, de modo que cuando te lleves las uñas a la boca te produzca rechazo. El aloe vera (contenido transparente de la sábila) produce un sabor amargo, a la vez que posee propiedades antibacterianas que te ayudarán en el proceso de regeneración.
4. Aplica tiempo fuera: Esta técnica consiste en la sustitución violenta del impulso, es decir, cada vez que te vayas a llevar las uñas a la boca, de inmediato cambias escena y haces otra cosa, en especial que te impida comértelas mientras lo haces.
5. Encubrimiento: Puedes probar también colocando uñas postizas que evitará que toques las tuyas mientras crecen. Los guantes también pueden ser una opción interesante.
6. Acude a terapia: Descubrir y sanar las heridas emocionales que te llevaron a desarrollar esta práctica es definitivamente el paso más importante del proceso, de manera que no necesites encubrir o drenar el dolor emocional a través de las uñas.

Photo by Luis Quintero from Pexels



Deja tus comentarios aquí: